Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘nuevo paradigma’

“Think global, act local”, es un meme que lleva muchos años circulando y que acostumbra a aparecer acompañando mensajes de sostenibilidad, ecología y concienciación para el cambio.

La mal llamada sociedad desarrollada se hunde en un cenagal del que ya nunca  podrá salir. La ambición, el afán de poder y la avaricia de unos pocos, sumada a la pasividad y silenciosa complicidad por parte de todos nosotros, nos ha hundido en la más absoluta de las miserias: económica, de valores, emocional… Qué más da si tarda 2, 5 ó 10 años en hacerlo. Lo importante es saber que está tocada de muerte y que, en su agonía, pretende arrastrarnos a todos por el fango. Nos encontramos justo en el borde del abismo; un abismo que atrae y llama, con la fuerza de gravedad, a los instintos más primarios y más bajos de nuestra especie. Y, cómo no, algunos de estos señores de la corrupción y la guerra (de estas que se libran también sin armas), intentan, en sus últimos estertores, dejarnos el legado miope, escaso, famélico y sesgado, de una realidad que añoran: la de su supuesta grandeza. No way!

Cuando pienso global veo un universo que nos acoge a todos por igual; a la luna que brilla e ilumina las noches de todos los seres sintientes de este planeta sin distinciones de razas, credos, culturas, idiomas y castas; un maltrecho aunque hermosísimo planeta, que tampoco duda en ofrecernos sus mejores frutos ignorando nuestra procedencia, género, altura, color de los ojos… Ellos nos igualan y a ellos me dirijo cuando me pierdo, porque me recuerdan quien soy: un ser diminuto que es nadie y que va a ninguna parte; una mota de polvo que hoy está y mañana habrá dejado de existir.

Cuando actúo local me digo que, aun siendo nadie, estoy de tránsito por la vida y que, como yo, hay millones de seres intentando dar un sentido a este recorrido. Así, dándome cuenta de que lo que nos hermana es mucho más que lo que nos separa, entiendo que toca cooperar, unirnos, responsabilizarnos y actuar —todos juntos— en pos del bien común.

Lo que ahora toca (the future is now!) es mirar hacia adelante, prepararnos para una democracia directa tipo modelo suizo o islandés, y luchar para que desaparezcan, de una vez por todas, las oligarquías y los desenfrenos que nos están llevando al abismo.

Somos hermanos —todos— y nuestra es la responsabilidad de hacer que esta sociedad, más allá de cualquier concepto partidista de país o nación, sea en verdad fraternal, igualitaria y libre.

 

Nota:

La entrada inicial ha sido modificada, eliminando aquello que aludía a las elecciones catalanas, para que no llame a comentarios que puedan tender a la beligerancia y para dar a este post un enfoque más positivo y esperanzador. Los aprendices hemos de saber rectificar. En estos momentos las cuestiones identitarias encienden muchas pasiones. Mi posición es hacia una sociedad más inclusiva, abierta, sin banderas ni fronteras. Espero que lo comprendáis, mil gracias por vuestra visita.

Anuncios

Read Full Post »

“Señores… la crisis ha acabado. No hablemos más de ella. Crisis es pasado. Ahora, hoy, estamos en otro momento… muchas cosas han cambiado y muchas cosas no volverán nunca a ser como antes” Esto me lo dijo alguien hace unos pocos días, repitiendo lo que había oído en un congreso empresarial. Cuánta razón… y cuánto empuje se percibe en este mensaje. Estamos en otro momento… Ahora toca desarrollar nuevas prácticas, nuevas maneras, nuevas formas de entender la vida, el éxito, el fracaso, el progreso, la sociedad, la comunidad, la responsabilidad, el mercado… Podemos seguir avanzando, hay mucho por mejorar, por descubrir y probar todavía.

Si pretendemos volver a hacer lo que hacíamos y a tener lo que teníamos, volveremos a generar los mismos problemas. Muy pocas cosas serán como antes. Ahora toca construir -entre todos- este nuevo modelo de sociedad occidental y eso… qué queréis que os diga, me ilusiona enormemente. Mucha novedad, cantidad de cosas nuevas por hacer, con muchas pistas sobre lo que no deberíamos repetir, muchos nuevos caminos por los que aventurarnos y recorrer si aún somos valientes, atrevidos y exploradores, si todavía nos queda ímpetu, fuerza télica, un poco de sentido común (recordando que es el menos común de los sentidos) y somos capaces de enfocarlo hacia el bien de toda la comunidad.

Hay cosas, actitudes, comportamientos, praxis que, a pesar de que convivirán con nosotros unos cuantos años más, ni pueden ni deben repetirse. Dependerá de nosotros que sean multitud o minoría. Su fuerza será proporcional al poder que les otorguemos. Dependerá de nuestra sumisión (su-misión, no la nuestra), de nuestros miedos, inseguridades, apegos…

Hemos de empezar a andar hacia adelante con paso firme y “ser el cambio que queremos ver en el mundo” (más actual que nunca, gracias Gandhi). Ello implicará mucha coherencia, proactividad, empatía, asertividad… esto es, aprender a expresarnos, a emitir nuestra crítica, idea u opinión, de manera respetuosa y elegante… y el desarrollo de tantas otras habilidades, herramientas cognitivas y metacognitivas, pragmáticas, prácticas, actitudes, comportamientos, hábitos… más.

Estamos en otro momento, por mucho que muchos se empeñen en mantenernos en un estado de crisis permanente. Somos unos cuantos los que pensamos de forma crítica, y ya sabemos que nuestro modelo de sociedad consumista ha llegado a sus límites y es insostenible. Ahora toca la ardua tarea de despojarnos de los viejos hábitos y costumbres, que nos acomodan y amodorran, y distinguir y rescatar lo válido, lo que debe perdurar, enriqueciéndose… Tiempos de co-creación, de sumar fuerzas, de emergencia, comunión de ideas y de trabajo colaborativo, codo con codo, y con las inteligencias intrapersonal, interpersonal y sistémica bien desplegadas. Hay que empezar a construir nuevas formas de convivencia, de interrelaciones e interacciones sociales y económicas  y presentarlas a la sociedad sin miedos, sin que nos tiemble el pulso…

La crisis ha terminado, amigos. Toca levantarnos y empezar a construir. Y nosotros lo hicimos el pasado fin de semana. 18 y 19 de febrero, en el Hub Madrid. Fue fantástico. Lástima que entre cuestiones de calendario, liquidez económica y prevención ante el tema y la facilitadora, por desconocidos, más de uno se quedara en las puertas. Nos reunimos un grupo de 13 personas, 12 participantes directos en el proceso formativo +1, que es Anto, mi marido, fiel acompañante y excelente técnico electrónico y fotógrafo, apoyándome en todos los eventos, con su saber ser, estar y hacer.

Un workshop o taller de co-creación sobre las Soft Skills, como inicio de un proceso que durará lo que queramos -a través de un entorno virtual de aprendizaje colaborativo que tiene como base  una plataforma moodle-, en el que investigaremos y profundizaremos en las Habilidades más Humanas (aprovechamos para invitar a escuelas y universidades que también empiecen sus procesos de descubrimiento de las mismas) y, sobre todo, en un muy particular escenario:

El Multiverso, formado por los 4 universos cognitivos desde los que interactuamos y nos relacionamos, como bella metáfora científica de una realidad más sistémica, yendo desde lo micro hasta lo meta y viceversa, en armoniosa alternancia.

Y las 5 Fuerzas que operan en ellos, como potenciales a conocer y a actualizar, que también podemos utilizar con más o menos consciencia e intensidad, siempre en este baile lleno de bella cadencia y alternancia, para acercar nuestros propósitos y acciones al bien común. Nada de flowerpowers, ni de echar mano de los gurúes de siempre: trabajo colaborativo, multidisciplinar, multimodal y multiversal.

Hay que empezar a generar conversaciones que contribuyan a la co-creación y emergencia de una nueva forma de ser, estar y hacer… en comunidad.

Read Full Post »

La audacia es una cualidad, es el empuje, el valor, el esfuerzo del ánimo, la determinación, la capacidad de resolución, la firmeza de carácter… Confucio, filósofo y místico chino, dice: “Conocer lo que es justo y no ejecutarlo, demuestra falta de valor, falta de audacia”. En realidad la persona audaz emprende acciones, que podrían parecer poco prudentes (a ojos de los que hayan considerado pocos parámetros), a partir de un análisis muy sereno de la realidad, de las posibilidades de conseguir un bien y de la percepción de sus riesgos, sus costes y posibilidades de acción. La audacia no tiene nada que  ver en tomar decisiones poco prudentes. La audacia llega después de un profundo  análisis de la situación y del contexto, de una seria reflexión sobre la cuestión, de una elección entre las posibles acciones y de la determinación de emprenderlas, a pesar de la dificultad que puedan comportar.

Es audaz el que toma una decisión, después de la debida reflexión, por difícil que resulte su realización. Es audaz el que, una vez balanceados los beneficios y los costes de una acción determinada, le emprende con entusiasmo y confianza. Lo es, también, quien -siempre luego de la reflexión y la ponderación- se lanza, a pesar de las dificultades entrevistas. La audacia es como un tipo de atrevimiento mesurado, en absoluto imprudente, para emprender acciones inteligentes a modo de apuesta, y que exigen un esfuerzo extra debido a la incertidumbre de los resultados. Todo esto me hace pensar que nos falta un poco -mucha- audacia en todos los aspectos que creemos que podrían funcionar mejor. Atreverse a hacer, a proponer, a mojarse, a meterse, a decidir, a ir más allá de lo establecido o considerado normal. Nuestra sociedad actual, en plena crisis de valores fundamentales, con esta visión superficial, adormida, acomodada y frívola de la realidad, pide un esfuerzo muy grande para salir de la mediocridad en la que estamos instalados. Pide audacia a gritos. La pide a los políticos, para que sean verdaderos ejecutores de programas destinados a mejorar la vida de aquellos que representan, con la premisa de que tendrán que considerarla toda -incluso la de los no nacidos- y no sólo ese ‘día a día’ lleno de soluciones para ‘salir del paso’ o para ganar las próximas elecciones. La pide a los emprendedores y empresarios, para que sean capaces de innovar y de aventurarse en las travesías del cambio. La pide a los artistas y creativos en general, para encontrar nuevas formas de atrapar le atención, para hacer llegar mensajes que transformen y enriquezcan a los receptores de sus expresiones artísticas. Nos la pide a nosotros, porque sin audacia difícilmente podremos emprender nuevas metas y objetivos.

La audacia nos permite ir más allá, evolucionar y mejorar. Entonces… ¿Cómo es que no somos audaces? ¿Por qué nos da tanto miedo dar el primer paso, a pesar de saber, después de tanta reflexión, que las cosas podrían ser mucho mejor si las hiciéramos de otra manera?

Esta mañana he recordado que hace unos años, después de las revueltas juveniles y la quema de coches, el gobierno francés se había propuesto enseñar qué era el respeto en las escuelas y que no habían encontrado la forma… ¿Qué nos pasa? ¿Cómo es que nos frenamos con tanta facilidad? ¿De qué tenemos miedo? ¿Qué nos impide tener una poco más de audacia y atrevernos con fórmulas innovadoras, más adecuadas al momento actual? ¿Tememos ser políticamente incorrectos? ¿Tememos más al qué dirán que a seguir empeorando las cosas?

Read Full Post »

Llevo poco más de dos semanas en twitter. Sí, ya sé que me he incorporado un poco tarde. Pero somos nosotros y nuestras circunstancias… y lo hice, empujada por la fuerza de la juventud que me rodea. Lourdes, tienes que estar en twitter, alucinarás! Y ahí estoy. Alucinando pepinos, as usual. Los que me conocen y me quieren bien, saben de mi ingenuidad y de mi capacidad de disfrute hacia todas estas cosas. Imagino que el hecho de haber estado casi dos años dedicada a gestionar y dinamizar cursos on-line en plataformas moodle, influye mucho en ese sentirse como en casa por los entornos virtuales (¡hemos llegado al extremo de montar una cafetería virtual, decorarla y dotarla de personal altamente cualificado!). Me gusta en mundo de la red. Lo confieso: soy una entusiasta. Llevo trabajando con ordenadores desde 1984 y conectada desde ’95. El teclado es mi scotch-brite… no puedo estar sin él.

Foto de Kropelki

Foto de Kropelki

La red nos conecta y está haciendo posible, a pesar de tanta histéresis, una revolución lenta y silenciosa. Nada que ver con el Norte de África… aquí estamos demasiado acomodados como para salir a gritar y pedir un cambio. No. La revolución acontece sin casi darnos cuenta… y es interior. Sucede dentro de cada uno de nosotros. La fuerza de la red se expresa divinamente en este proverbio etíope que ayer descubrí en twitter “When spider join their webs, they can kill a lion.” (Cuando las arañas unen sus telas, pueden matar a un león) de @AATEthiopia. No estoy hablando de lucha: hablo de cambio, del cambio que está produciendo el acceso a la información. ¿Qué todo va muy lento y que tanta información puede incluso  provocar el efecto contrario? Of course! ¡Claro que sí! como diría mi amigo Miguel. Los datos están ahí. Llamadme ilusa, pero soy de las que todavía cree en las personas y en el inmenso potencial que tenemos todos por desplegar, en el abanico de oportunidades que espera ser descubierto… ¿y cómo se traduce eso? Pues en que las personas, esas que navegamos por océanos de incertidumbre buscando islas de oportunidades, no somos tan tontas y que vamos a ser capaces de gestionar este brutal acceso a la información y organizarnos entre tanto caos; que las personas sabemos dónde y qué buscar y que… a medida que vamos ejerciéndolo, vamos aumentando nuestro criterio.

Esto para empezar. Pero hay más. Puede que mi mirada influya en lo que encuentro, de hecho estoy segura de ello. Pero lo que veo es que hay mucha generosidad en la Red (¡nunca en toda la historia de la humanidad habíamos compartido tanto!), que circulan muchos artículos y muy buena información sobre nuevas maneras de entender y ver las empresas, organizaciones e instituciones, así como nuevas formas de gestión y exigencias para los perfiles de sus responsables  y gestores (actualizadas para los nuevos tiempos): se habla -y mucho- de liderazgo, de transversalidad, de colaborativismo, de motivación, de nuevos emprendedores, de innovación, creatividad, valores… Y esto, para una nómada como la que os habla, con  14 años sumando batallas para conseguir esos mismos objetivos en las empresas… ¡qué queréis que os diga! Pues que me llena de ilusión y de esperanza. La pérdida de talento sucede, y sucederá, precisamente por estos motivos: las personas, hoy, sabemos mucho más que ayer y no estamos dispuestas a ser cómplices de las viejas formas al uso entre algunos de los individuos alfa que todavía nos rodean.

Así que cuidadín con las viejas maneras de interactuar y de interrelacionarnos. Avanzamos, ni que sea poco a poco,  hacia la transparencia y la interconectividad y ello va a exigir grandes cambios y transformaciones a los más rezagados que, en muchos casos, tienen -además-  parte de responsabilidad en la tremenda crisis española. La solución está en manos de todos: en nuestra coherencia, en nuestra capacidad de empuje e ilusión por lo que hay por construir y en ese inmenso poderío que se desprende del compartir. Avanti! tweet!!

Read Full Post »

Finalmente he acabado el trabajo final del diplomado. Estamos a 3 de marzo de 2011 y, para mí, hoy empieza el año. No digo que no haya vivido a lo largo de todo este tiempo, no. Estuvimos en Berlín un fin de semana y algún que otro día por Barcelona. Poco más. El resto, encerrada en el despacho de casa (muy hermosa), con un cartel de se vende colgando en dos de sus balcones. Mucho frío afuera (pueblo pequeño a 640 m. de altura, en el Pre-pirineo catalán) y muy a gustito dentro. Trabajando, estudiando, leyendo y… navegando para empezar a familiarizarme, de paso, con el Twitter. (Cuando quería desconectar de los estudios on-line, me conectaba!)

Descubrí esta palabra en el diplomado de transformación educativa. Histéresis. Enseguida me sedujeron su sonoridad y sus formas. Rápidamente consulta al drae on-line: Histéresis, del griego ὑστέρησις (retraso). f. Biol. y Fís.: Fenómeno por el que el estado de un material depende de su historia previa. Se manifiesta por el retraso del efecto sobre la causa que lo produce.

Y como vengo de nueves meses (un auténtico embarazo!) de profundas inmersiones en el campo de la complejidad, no pude evitar un encuentro con la ‘pauta que conecta’: pues, en tanto que materia orgánica, nosotros también estamos aquejados de una cierta histéresis. ¡Hay que ver la lentitud con la que suceden los cambios y lo que nos cuesta poner en acción las cosas que leemos y oímos, esas que tanto nos gustan sobres nuevas maneras de hacer, dirigir y liderar!

Nuestra sociedad padece una fuerte histéresis, que no tiene nada que ver con histeria… aunque, vistas como están las cosas en este país nuestro, puede que lo uno nos lleve a lo otro. El tejido empresarial y emprendedor de este país tiene que despertar y empezar a actuar para cambiar las formas de entender y plantear los negocios y las empresas. Más locura innovadora. Más apuestas atrevidas. Menos programas y más estrategias para abrir el arco de los posibles… No podemos esperar que los políticos comprendan y se pongan al día, no (ellos andan todavía peor que nosotros con eso de la histéresis).

Decían Humberto Maturana y Francisco Varela en “El Árbol del Conocimiento”: “Todo conocer es hacer y todo hacer es conocer” o, lo que es lo mismo, que de nada nos sirve saber algo si luego no lo aplicamos.

Bueno, basta por hoy, que ando con mucho trabajo acumulado y retraso (histéresis, Lourdes!), con muchas ganas de darle brío a ese blog y de ponerme también con ese trabajo colaborativo tan chulo que estamos realizando un grupo de amigos en el campus virtual…

Read Full Post »

Época de cambios y convulsiones.

Los mercados financieros se agitan zarandeando el entorno empresarial, de la misma forma que la tierra nos sacude cuando un exceso de agua dulce presiona las placas tectónicas. Momento de fusiones, adquisiciones, reestructuraciones, reorganizaciones, recortes y, conviene recordarlo, momento también para miedos, incertidumbre, desconfianza, inseguridad… Cuando no existe cultura de adaptación al cambio, y nuestras empresas no la tienen, éste se vive mal. El ¿qué pasará conmigo? y todo lo que conlleva, se instala en nuestro interior y la motivación y el desempeño bajan en picado.

En épocas convulsas tendemos a ver las empresas como entornos problemáticos. ¿Qué ocurre si empezamos a verlas cómo espacios de posibilidades, como libros abiertos todavía por escribir? ¿Cómo nos iría si, en vez de resistirnos a la crisis, aceptáramos su aviso urgente de cambio? Toda resistencia implica sufrimiento añadido. ¿Para qué alargar más la agonía?

Retomemos la analogía de las placas tectónicas. Venimos de un modelo de aguas dulces: un sólido mundo hecho de helados, golosinas y vida fácil. Pero éste no es un mundo sostenible y ya ha empezado a derretirse, de la misma manera que lo hacen los polos, y al presionar en los puntos más frágiles, aquellos que -por excesos y desproporción- no encajan, se activa el efecto dominó que sacude al resto de la sociedad.

Los Entornos Apreciativos dan Vida a las Empresas

Los viejos modelos ya no funcionan, por falta de responsabilidad, de ecología social y por poco inteligentes. La buena noticia es que ahora es el momento de empoderarnos para los nuevos tiempos y ver a nuestras empresas y organizaciones como entornos de personas con gran potencial para el cambio. Ésta es la propuesta de los estudios científicos más sólidos sobre la transformación en las organizaciones: ha llegado el momento de empezar a dialogar y construir entre todos.

La Investigación Apreciativa de la Case Western Reserve University, creada hace tres décadas por David Cooperrider y Suresh Srivastava, es una de las mejores herramientas experimentadas para acometer grandes transformaciones, como las que se necesitan en los procesos de fusiones y adquisiciones.

A través de la IA (AI en inglés) podemos implicar desde pequeños grupos a unos cuantos miles, con una duración que puede ir desde unos días hasta un año. El proceso, que consta de cinco etapas -definir, descubrir, soñar, diseñar y vivir- hilvanadas a través de diálogos apreciativos, alcanza su punto álgido en la tercera fase, momento en que los participantes construyen una potente ancla motivacional en forma de sueño colectivo.

Al final de una Appreciative Inquiry las empresas están más vivas que nunca: llenas de personas motivadas y comprometidas, que interactúan y se interrelacionan desde y para la excelencia. Cuando las piezas encajan y concuerdan, la solidez y contundencia de la estructura fundamental queda fuera de toda duda, y sólo nos queda construir y crear a su alrededor, de forma colaborativa y con el máximo respeto hacia la sociedad que nos acoge.

Artículo (de Lourdes Tebé bajo licencia Creative Commons) publicado en la colección empresarial de julio 2010 (pág.67), por NA Magazine

un momento de la IA

Read Full Post »

Recién llegada de Berlín. Fresca… -bueno, quizás no tanto, porque los cincuenta y pico se empiezan a notar- con lo visto y sentido todavía muy vivo, arraigándose, atravesando  la piel, yendo más allá de las neuronas, construyendo nuevas formas, tanto orgánicas como retazos del ideario que me mueve…

Dos días y medio pateándonos las calles de Berlín no dan para mucho, aunque sí nos ha servido para captar ese aire que respira de ciudad viva, activa, joven y en plena efervescencia, que era justo lo que buscábamos. Hacía tiempo que queríamos ir y, con los proyectos y cambios que vamos a empezar a mover en breve, quizás habría quedado en un sueño o deseo no cumplido… así que, gracias a nuestros hijos, sus compañeros (también hijos) y nieta, que tuvieron la genial idea de regalarnos este viaje para celebrar los 25 años de una relación, basada en el respeto y el amor, que sólo hace que crecer y madurar… lo hemos podido realizar.

Me siento muy orgullosa de nuestros hijos, de todos, de cómo viven y aprovechan su juventud, sus treinta y pocos, ese momento tan genial para hacer apuestas de futuro, atrevidas, esforzadas, entrenándose, aprendiendo, coherentes con sus formas de ver y entender las cosas… Me gusta cómo toman sus decisiones, cómo afrontan las adversidades y cómo hacen las cosas… Me siento feliz cuando pienso en ellos… y también me encanta esa mezcla de libertad y disciplina con la que están educando a mi nieta, dándole esa capacidad de adaptación y madurez que a veces sorprende… (¿Y por qué no decirlo también de vez en cuando? Creo que estamos rodeados de jóvenes con muy buenas ideas, con muchas ganas de cambiar cosas, de hacerlas de forma distinta, de innovar, de crear, de interrelacionarse, interactuar… ¡algo nuevo al fin, diferente!)

Quizás os preguntéis por qué abro hoy esa ventana tan privada… La respuesta es sencilla: porque he descubierto que soy del Sur, y porque en el Sur, aunque todavía no lo hagamos todo lo que nos convendría, sabemos cómo  hablar con/desde el corazón… y porque Berlín, con su atrevimiento cultural, me ha inspirado.

Berlín son los jóvenes (aquí que no se interprete como edad, sino como actitud). Berlín es transgresión. Cierto que Berlín también tiene su parte solemne o anodina, como cualquier ciudad, llena de personas que siguen sin cambiar un ápice sus rutinas… pero Berlín hierve por dentro. Lo notas en sus casas tomadas, transformadas en centros de mil y una expresiones artísticas. Berlín es muy espacioso, bello, con plazas y avenidas inmensas… Sólo una cosa he echado en falta estos días: inteligencia interpersonal, asertividad, empatía, amabilidad… Tengo buenos amigos alemanes a los que aprecio y respeto, he visitado Alemania varias veces y, en general (siempre con honrosas excepciones), echas de menos esa consideración hacia al otro, ese interés expresado a través de la atención y la sonrisa.

El Norte nos ha dado progreso en muchos aspectos. Gracias a su empuje, hemos sido capaces de avanzar en tecnología, en productividad, en cuestiones de igualdad, en educación, en modelos de conciliación horaria y en muchas otras cosas, que buena falta nos hacían… y nos hacen. Pero al Norte le falta el Sur.

Dicho esto, y de vuelta al Sur, me encuentro con mi cuenta de Facebook también hirviendo: Nación Red, La Ex, Salvando Animadoras… (¡ojo que intentarán colarnos otra vez la Ley-Sinde!), con una interesante entrevista a Simona Levi, en la que leo que Europa tuvo los ojos puestos en el Fórum de la Cultura Libre sobre nuevos modelos de beneficio para la era digital, a la que podéis acceder desde aquí (está en catalán y lo están traduciendo al castellano y al inglés; usando el traductor de igoogle podréis leerlo en un castellano más que aceptable)… veo la que estamos liando, con nuestra resistencia a este despropósito de Ley… y me doy cuenta de que en el Sur somos un poco más peleones, más apasionados, más espontáneos, con las emociones más a flor de piel (que hay saber gestionar) y, aunque nos cueste verlo, también bastante más solidarios, atentos y considerados con el otro.

Llamo a esta consideración y a esa capacidad de lucha y resistencia que nos distingue, a ese plus que podemos aportar desde el Sur, para que no cejemos en nuestro intento de abrir un diálogo público, desde este espacio nuestro que es Internet,  en el que poder repensar y replantear cuestiones tan serias e importantes para nosotros como la libre circulación de contenidos, la propiedad intelectual y los derechos de autor.

Necesitamos políticos más serios… más y mejor (in)formados, sin miedo, inteligentes, que conecten con la realidad de los ciudadanos y apuesten de verdad, y con valentía, por un futuro distinto, mejor, y -sobretodo- puesto al día. La ministra Sinde cree que el asunto de la libre circulación de contenidos sólo preocupa a cuatro “internautas”, que describe como inadaptados sociales que sólo se preocupan por acabar con la cultura. Ignora que internautas somos todos y que muchos de los que estamos en contra de la Ley que intentan imponernos , somos autores, generadores de contenidos y nos dedicamos, de una manera u otra, a la cultura (fijaros que, de entrada, pretenden votarla antes de un debate serio, abierto y público, sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor).

Creo que el Sur debería repensar su papel y considerar la posibilidad de convertirse en un nuevo motor social y cultural para la sociedad, promotor de una nueva forma de entender y vivir la vida, y facilitador del tan cacareado cambio de paradigma… Ésta es una semilla, una idea, depositada por Edgar Morin y su propuesta “Por un Pensamiento del Sur”, a la que intentaré acercarme poco a poco, en este espacio compartido, para intentar ver las cosas desde un planteamiento más cercano a la complejidad y, en consecuencia, un poco más completo del que nos intentan colar.

Las cosas están cambiando muy rápidamente… y el Sur podría relevar al Norte y promover un fuerte movimiento ciudadano en pro de leyes más justas y actualizadas, igualdad de oportunidades para todos, una vida saludable y de calidad (¿parecido al movimiento slow?), con consciencia (conocimiento, cultura, criterio…), alimentación biológica, nuevas formas de compartir, de interrelacionarse, de cooperar, construir… Y el espacio que hay que conquistar, para que esto sea posible, es Internet. La neutralidad de nuestro espacio. El de todos. El único que todavía no nos han podido arrebatar…

Os dejo los enlaces por los que me muevo, para ver un poco lo que se está cociendo:

La Ex
Nación Red
Neutralidad en la Red
Una web para promocionar ideas y proyectos
Derecho de Internet
El blog de Enrique Dans

Seguiremos con eso. Cuidaros y que paséis unos días excelentes.

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: