Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘inteligencia sistémica’

Época de cambios y convulsiones.

Los mercados financieros se agitan zarandeando el entorno empresarial, de la misma forma que la tierra nos sacude cuando un exceso de agua dulce presiona las placas tectónicas. Momento de fusiones, adquisiciones, reestructuraciones, reorganizaciones, recortes y, conviene recordarlo, momento también para miedos, incertidumbre, desconfianza, inseguridad… Cuando no existe cultura de adaptación al cambio, y nuestras empresas no la tienen, éste se vive mal. El ¿qué pasará conmigo? y todo lo que conlleva, se instala en nuestro interior y la motivación y el desempeño bajan en picado.

En épocas convulsas tendemos a ver las empresas como entornos problemáticos. ¿Qué ocurre si empezamos a verlas cómo espacios de posibilidades, como libros abiertos todavía por escribir? ¿Cómo nos iría si, en vez de resistirnos a la crisis, aceptáramos su aviso urgente de cambio? Toda resistencia implica sufrimiento añadido. ¿Para qué alargar más la agonía?

Retomemos la analogía de las placas tectónicas. Venimos de un modelo de aguas dulces: un sólido mundo hecho de helados, golosinas y vida fácil. Pero éste no es un mundo sostenible y ya ha empezado a derretirse, de la misma manera que lo hacen los polos, y al presionar en los puntos más frágiles, aquellos que -por excesos y desproporción- no encajan, se activa el efecto dominó que sacude al resto de la sociedad.

Los Entornos Apreciativos dan Vida a las Empresas

Los viejos modelos ya no funcionan, por falta de responsabilidad, de ecología social y por poco inteligentes. La buena noticia es que ahora es el momento de empoderarnos para los nuevos tiempos y ver a nuestras empresas y organizaciones como entornos de personas con gran potencial para el cambio. Ésta es la propuesta de los estudios científicos más sólidos sobre la transformación en las organizaciones: ha llegado el momento de empezar a dialogar y construir entre todos.

La Investigación Apreciativa de la Case Western Reserve University, creada hace tres décadas por David Cooperrider y Suresh Srivastava, es una de las mejores herramientas experimentadas para acometer grandes transformaciones, como las que se necesitan en los procesos de fusiones y adquisiciones.

A través de la IA (AI en inglés) podemos implicar desde pequeños grupos a unos cuantos miles, con una duración que puede ir desde unos días hasta un año. El proceso, que consta de cinco etapas -definir, descubrir, soñar, diseñar y vivir- hilvanadas a través de diálogos apreciativos, alcanza su punto álgido en la tercera fase, momento en que los participantes construyen una potente ancla motivacional en forma de sueño colectivo.

Al final de una Appreciative Inquiry las empresas están más vivas que nunca: llenas de personas motivadas y comprometidas, que interactúan y se interrelacionan desde y para la excelencia. Cuando las piezas encajan y concuerdan, la solidez y contundencia de la estructura fundamental queda fuera de toda duda, y sólo nos queda construir y crear a su alrededor, de forma colaborativa y con el máximo respeto hacia la sociedad que nos acoge.

Artículo (de Lourdes Tebé bajo licencia Creative Commons) publicado en la colección empresarial de julio 2010 (pág.67), por NA Magazine

un momento de la IA

Read Full Post »

Recién llegada de Berlín. Fresca… -bueno, quizás no tanto, porque los cincuenta y pico se empiezan a notar- con lo visto y sentido todavía muy vivo, arraigándose, atravesando  la piel, yendo más allá de las neuronas, construyendo nuevas formas, tanto orgánicas como retazos del ideario que me mueve…

Dos días y medio pateándonos las calles de Berlín no dan para mucho, aunque sí nos ha servido para captar ese aire que respira de ciudad viva, activa, joven y en plena efervescencia, que era justo lo que buscábamos. Hacía tiempo que queríamos ir y, con los proyectos y cambios que vamos a empezar a mover en breve, quizás habría quedado en un sueño o deseo no cumplido… así que, gracias a nuestros hijos, sus compañeros (también hijos) y nieta, que tuvieron la genial idea de regalarnos este viaje para celebrar los 25 años de una relación, basada en el respeto y el amor, que sólo hace que crecer y madurar… lo hemos podido realizar.

Me siento muy orgullosa de nuestros hijos, de todos, de cómo viven y aprovechan su juventud, sus treinta y pocos, ese momento tan genial para hacer apuestas de futuro, atrevidas, esforzadas, entrenándose, aprendiendo, coherentes con sus formas de ver y entender las cosas… Me gusta cómo toman sus decisiones, cómo afrontan las adversidades y cómo hacen las cosas… Me siento feliz cuando pienso en ellos… y también me encanta esa mezcla de libertad y disciplina con la que están educando a mi nieta, dándole esa capacidad de adaptación y madurez que a veces sorprende… (¿Y por qué no decirlo también de vez en cuando? Creo que estamos rodeados de jóvenes con muy buenas ideas, con muchas ganas de cambiar cosas, de hacerlas de forma distinta, de innovar, de crear, de interrelacionarse, interactuar… ¡algo nuevo al fin, diferente!)

Quizás os preguntéis por qué abro hoy esa ventana tan privada… La respuesta es sencilla: porque he descubierto que soy del Sur, y porque en el Sur, aunque todavía no lo hagamos todo lo que nos convendría, sabemos cómo  hablar con/desde el corazón… y porque Berlín, con su atrevimiento cultural, me ha inspirado.

Berlín son los jóvenes (aquí que no se interprete como edad, sino como actitud). Berlín es transgresión. Cierto que Berlín también tiene su parte solemne o anodina, como cualquier ciudad, llena de personas que siguen sin cambiar un ápice sus rutinas… pero Berlín hierve por dentro. Lo notas en sus casas tomadas, transformadas en centros de mil y una expresiones artísticas. Berlín es muy espacioso, bello, con plazas y avenidas inmensas… Sólo una cosa he echado en falta estos días: inteligencia interpersonal, asertividad, empatía, amabilidad… Tengo buenos amigos alemanes a los que aprecio y respeto, he visitado Alemania varias veces y, en general (siempre con honrosas excepciones), echas de menos esa consideración hacia al otro, ese interés expresado a través de la atención y la sonrisa.

El Norte nos ha dado progreso en muchos aspectos. Gracias a su empuje, hemos sido capaces de avanzar en tecnología, en productividad, en cuestiones de igualdad, en educación, en modelos de conciliación horaria y en muchas otras cosas, que buena falta nos hacían… y nos hacen. Pero al Norte le falta el Sur.

Dicho esto, y de vuelta al Sur, me encuentro con mi cuenta de Facebook también hirviendo: Nación Red, La Ex, Salvando Animadoras… (¡ojo que intentarán colarnos otra vez la Ley-Sinde!), con una interesante entrevista a Simona Levi, en la que leo que Europa tuvo los ojos puestos en el Fórum de la Cultura Libre sobre nuevos modelos de beneficio para la era digital, a la que podéis acceder desde aquí (está en catalán y lo están traduciendo al castellano y al inglés; usando el traductor de igoogle podréis leerlo en un castellano más que aceptable)… veo la que estamos liando, con nuestra resistencia a este despropósito de Ley… y me doy cuenta de que en el Sur somos un poco más peleones, más apasionados, más espontáneos, con las emociones más a flor de piel (que hay saber gestionar) y, aunque nos cueste verlo, también bastante más solidarios, atentos y considerados con el otro.

Llamo a esta consideración y a esa capacidad de lucha y resistencia que nos distingue, a ese plus que podemos aportar desde el Sur, para que no cejemos en nuestro intento de abrir un diálogo público, desde este espacio nuestro que es Internet,  en el que poder repensar y replantear cuestiones tan serias e importantes para nosotros como la libre circulación de contenidos, la propiedad intelectual y los derechos de autor.

Necesitamos políticos más serios… más y mejor (in)formados, sin miedo, inteligentes, que conecten con la realidad de los ciudadanos y apuesten de verdad, y con valentía, por un futuro distinto, mejor, y -sobretodo- puesto al día. La ministra Sinde cree que el asunto de la libre circulación de contenidos sólo preocupa a cuatro “internautas”, que describe como inadaptados sociales que sólo se preocupan por acabar con la cultura. Ignora que internautas somos todos y que muchos de los que estamos en contra de la Ley que intentan imponernos , somos autores, generadores de contenidos y nos dedicamos, de una manera u otra, a la cultura (fijaros que, de entrada, pretenden votarla antes de un debate serio, abierto y público, sobre la propiedad intelectual y los derechos de autor).

Creo que el Sur debería repensar su papel y considerar la posibilidad de convertirse en un nuevo motor social y cultural para la sociedad, promotor de una nueva forma de entender y vivir la vida, y facilitador del tan cacareado cambio de paradigma… Ésta es una semilla, una idea, depositada por Edgar Morin y su propuesta “Por un Pensamiento del Sur”, a la que intentaré acercarme poco a poco, en este espacio compartido, para intentar ver las cosas desde un planteamiento más cercano a la complejidad y, en consecuencia, un poco más completo del que nos intentan colar.

Las cosas están cambiando muy rápidamente… y el Sur podría relevar al Norte y promover un fuerte movimiento ciudadano en pro de leyes más justas y actualizadas, igualdad de oportunidades para todos, una vida saludable y de calidad (¿parecido al movimiento slow?), con consciencia (conocimiento, cultura, criterio…), alimentación biológica, nuevas formas de compartir, de interrelacionarse, de cooperar, construir… Y el espacio que hay que conquistar, para que esto sea posible, es Internet. La neutralidad de nuestro espacio. El de todos. El único que todavía no nos han podido arrebatar…

Os dejo los enlaces por los que me muevo, para ver un poco lo que se está cociendo:

La Ex
Nación Red
Neutralidad en la Red
Una web para promocionar ideas y proyectos
Derecho de Internet
El blog de Enrique Dans

Seguiremos con eso. Cuidaros y que paséis unos días excelentes.

Read Full Post »

Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos.

No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin más autoridad que aquélla con la que la libertad siempre habla. Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.

Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habéis pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado. No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras. No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.

No os habéis unido a nuestra gran conversación colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra ética, o los códigos no escritos que ya proporcionan a nuestra sociedad más orden que el que podría obtenerse por cualquiera de vuestras imposiciones.

Proclamáis que hay problemas entre nosotros que necesitáis resolver. Usáis esto como una excusa para invadir nuestros límites. Muchos de estos problemas no existen. Donde haya verdaderos conflictos, donde haya errores, los identificaremos y resolveremos por nuestros propios medios. Estamos creando nuestro propio Contrato Social. Esta autoridad se creará según las condiciones de nuestro mundo, no del vuestro. Nuestro mundo es diferente.

El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí mismo, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo.

Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Se basan en la materia. Aquí no hay materia.

Nuestras identidades no tienen cuerpo, así que, a diferencia de vosotros, no podemos obtener orden por coacción física. Creemos que nuestra autoridad emanará de la moral, de un progresista interés propio, y del bien común. Nuestras identidades pueden distribuirse a través de muchas jurisdicciones. La única ley que todas nuestras culturas reconocerían es la Regla Dorada. Esperamos poder construir nuestras soluciones particulares sobre esa base. Pero no podemos aceptar las soluciones que estáis tratando de imponer.

En Estados Unidos hoy habéis creado una ley, el Acta de Reforma de las Telecomunicaciones, que repudia vuestra propia Constitución e insulta los sueños de Jefferson, Washington, Mill, Madison, DeToqueville y Brandeis. Estos sueños deben renacer ahora en nosotros.

Os atemorizan vuestros propios hijos, ya que ellos son nativos en un mundo donde vosotros siempre seréis inmigrantes. Como les teméis, encomendáis a vuestra burocracia las responsabilidades paternas a las que cobardemente no podéis enfrentaros. En nuestro mundo, todos los sentimientos y expresiones de humanidad, de las más viles a las más angelicales, son parte de un todo único, la conversación global de bits. No podemos separar el aire que asfixia de aquél sobre el que las alas baten.

En China, Alemania, Francia, Rusia, Singapur, Italia y los Estados Unidos estáis intentando rechazar el virus de la libertad erigiendo puestos de guardia en las fronteras del Ciberespacio. Puede que impidan el contagio durante un pequeño tiempo, pero no funcionarán en un mundo que pronto será cubierto por los medios que transmiten bits.

Vuestras cada vez más obsoletas industrias de la información se perpetuarían a sí mismas proponiendo leyes, en América y en cualquier parte, que reclamen su posesión de la palabra por todo el mundo. Estas leyes declararían que las ideas son otro producto industrial, menos noble que el hierro oxidado. En nuestro mundo, sea lo que sea lo que la mente humana pueda crear puede ser reproducido y distribuido infinitamente sin ningún coste. El trasvase global de pensamiento ya no necesita ser realizado por vuestras fábricas.

Estas medidas cada vez más hostiles y colonialistas nos colocan en la misma situación en la que estuvieron aquellos amantes de la libertad y la autodeterminación que tuvieron que luchar contra la autoridad de un poder lejano e ignorante. Debemos declarar nuestros “yos” virtuales inmunes a vuestra soberanía, aunque continuemos consintiendo vuestro poder sobre nuestros cuerpos. Nos extenderemos a través del planeta para que nadie pueda encarcelar nuestros pensamientos.

Crearemos una civilización de la Mente en el Ciberespacio. Que sea más humana y hermosa que el mundo que vuestros gobiernos han creado antes.

Por John Perry Barlow, Davos, Suiza. 8 de febrero de 1996

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me adhiero completamente a esta Declaración de Independencia…


Read Full Post »

Otro fruto de nuestra colaboración con NA Magazine

Esperamos que lo disfrutéis

Read Full Post »

Antonio Garrigues Walker abogado

Entrevistado por LLUÍS AMIGUET  -La Contra de La Vanguardia- 21/10/2010

Envejecer es resabiarse, saber siempre lo mismo: combato la vejez aprendiendo. Soy de Madrid: ignoremos a los partidos y dialoguemos los ciudadanos de Madrid y Barcelona. Tengo 3 hijos y 7 nietos. La ética no es bondad: es inteligencia. Participo en Barcelona Meeting Point.

Debemos arrebatar el monopolio del debate público a los partidos y sus profesionales. No puede ser que, por ejemplo, el diálogo Madrid-Barcelona dependa sólo de cómo se lleven los políticos, que creen representarnos en todo, en cada momento.
¿Qué sugiere?
Pues que los ciudadanos de aquí y allá tendamos puentes y hagamos cosas juntos en todos los ámbitos: recuperemos la complicidad y evitemos la radicalización absurda, que interesa a los partidos pero dificulta nuestro progreso.
¿Los políticos son el problema?
Pues en las encuestas lo son para los ciudadanos por delante de otros como el terrorismo. El radicalismo partidista ha degradado todos los ámbitos. Y en Madrid he pasado malos ratos por la tensión en reuniones privadas de amigos que no eran políticas.
Le creo.
Cuando me quejo y digo que los ciudadanos somos mucho más que nuestro voto cada cuatro años, replican: “¡Antonio, pero qué manía con la sociedad civil: ¡si no es nada!”.
Aquí, sin carnet de partido o iglesia o secta, o al menos de club de fútbol…
Es que a la sociedad civil ¡no le han dejado que fuera nada! Cuando nos reunimos cuatro, si no hay bandera, siglas de partido o una iglesia de por medio, ya eres sospechoso… ¡No les gusta nada que nos reunamos!
¿Por eso dicen que es usted masón?
¡Eso es una patraña ridícula!
En Google se lo atribuyen…
¡Me reuní con los directivos de Google en España y les exigí que lo retiraran! Pero me explicaron que no pueden hacer nada a menos que antes lo rectifique la publicación que ellos recogen y me calificaba de masón.
En fin: hay cosas peores, don Antonio.
No me indigna porque sea malo o no, me indigna porque es falso.
¿Por qué cree que se lo atribuyen?
Porque soy miembro de la Trilateral…
¡Hombre! Hacía tiempo que no oía a nadie insultar a la todopoderosa Trilateral.
Y en broma nos quejamos por ello. Sólo somos un club de amigos, que nos consideramos gente interesante, y nos reunimos para intercambiar opiniones e información, pero no tenemos poder y apenas influencia.
¿Por qué esa obsesión con ver gobiernos en la sombra? ¿Y el club Bilderberg?
Es otro grupo de gente interesante que se reúne. Lo que sucede es que la globalización es inevitable y plantea retos que no podemos solucionar desde los estados: por ejemplo, ahora mismo hay reforma financiera en EE.UU., Gran Bretaña, la Unión Europea, y el yen y el yuan en danza…
Preocupante guerra de divisas.
Y los presupuestos nacionales tiene que aprobarlos la UE. ¿Y alguien decía que el Gobierno de Madrid estaba intervenido? ¡Qué ingenuidad! ¡Por supuesto! No hay solución nacional a los problemas globales y esta crisis requiere gobierno global. Lo estudiamos en mi cátedra de la Universidad de Navarra.
Confío en que no la tachen de masona; pero ¿qué se cuentan en la Trilateral?
Este fin de semana nos reunimos en Praga, pero no pude ir…
¿Se ha perdido algo?
La verdad es que hoy hay tanta información que estás enterado de todo sin ir. Yo cada día leo el Financial,el Journal,Le Monde (cada vez más plúmbeo) y La Vanguardia,que en Madrid es un referente de élites por ecuánime y transversal.
¿Y la prensa de Madrid?
Está radicalizada y partitocrática. Si la lees, al final sólo sabes de los partidos, pero la realidad es mucho más rica y compleja. Por eso necesitamos muscular a la sociedad: ¡creemos más foros y debates con gente de Catalunya y Madrid en todos los ámbitos!
Defina nuestra época, don Antonio.
Complejidad, que deja inservibles los esquemas que hemos utilizado durante décadas.
¿Qué hacer frente a lo complejo?
Hay dos vías de escape. Una es citarla como excusa – “Ese asunto es muy complejo”-para no hacer nada, y la otra, peor, es simplificarla: “Déjate de líos. Lo que yo te diga: esto es así y yo lo arreglaba en dos patadas”…
Me suena.
Porque esa peligrosa simplificación de la realidad, que lleva a creer en soluciones simples y radicales, resurge en todas las crisis.
¿Qué propone usted?
Desde la condición humana hay dos posibilidades: el pesimismo antropológico, esto es, creer que no tenemos remedio y que tal vez mejore la tecnología pero nuestra mezquindad y maldad nos son consustanciales…
Demasiado realista para soportarlo.
O la utopía: esperar que ese gobierno mundial, ya inevitable, sea justo y acabe con el hambre y la pobreza y la enfermedad…
Naif. ¿Y usted con qué se queda?
El yin y el yang. El mal y el bien están unidos y se repelen y complementan de un modo, como decía antes, complejo: complejidad…
Que excede los límites de esta contra.
El problema es que aún no han nacido los nuevos filósofos capaces de estimularse con la complejidad del mundo, y en cambio sólo tenemos análisis sectoriales, coyunturales y encima cambiantes. ¿Lee usted a Krugman?
Alguna vez.
Pues será Nobel de Economía, pero cambia de opinión cada dos por tres. Yo repetiré lo que dije en la crisis del 92 – sé que esta es peor-, pero, pese a todo, somos un país ansioso de crecimiento y saldremos reforzados.

Read Full Post »

Es alucinante descubrir los pequeños tesoros que se guardan en el interior de las cosas y en la cotidianeidad con la que interaccionamos e interrelacionamos, en una inmensa red de redes. La curiosidad nos empuja. El husmear nos atrapa… De repente, he descubierto el inmenso potencial que esconde la palabra desafío… y me ha venido a la mente un párrafo de Anagarika Govinda (Fundamentos de la Mística Tibetana, 1975): “La esencia de la palabra no se termina ni en su utilidad en tanto que transmisora de sentimientos o de ideas, ni en su significación presente; posee, al mismo tiempo, propiedades que van mucho más allá de lo representable (…)”.(Ya sabemos de la plasticidad de nuestro cerebro y que configuramos la realidad según la pensamos y las palabras que elegimos para ese reflexionar.)

¿A quién no despierta un buen desafío? ¿A cuántos conocemos capaces de resistirse a su envite? Los desafíos bien podrían ser como los alimentos del alma. Aquello que nos ‘obliga’ a salir de la inercia y la comodidad a las que tendemos. Los desafíos fuerzan el despliegue y  facilitan el entreno y la actualización de nuestras habilidades y estrategias, invitan a contextualizar, a observar con una mirada más distante, con menos ego implicado y con las  emociones mejor administradas, capaz de ver la complejidad de las cosas, sus intricadas interrelaciones e interaccionar, abriendo el abanico de los posibles.

La vida es mucho más divertida e interesante, al menos para la que escribe, cuando nos tomamos las pequeñas situaciones diarias como desafíos a superar de la mejor manera posible. Lo más curioso es que nos empeñamos en buscar una única solución a los problemas/situaciones, cuando hay un verdadero haz de ellas.

Lo que llamamos realidad es mucho más complejo e inabarcable de lo que pensamos. El pensamiento científico nos induce a pensar que la ‘verdad’, en tanto que conocimiento absoluto de la cosa, no sólo es posible sino que, además, es analizable, medible, constatable, demostrable… Nuestro evolucionar es tan lento, que todavía no hemos incorporado en nuestro quehacer diario las últimas revoluciones del conocimiento: convivimos con el caos-orden, incertidumbre-certeza, organización-desorganización, generación-degeneración, completitud-incompletitud, luces-sombras…

Desde que recuerdo, he intuido que debíamos cultivar una gran curiosidad hacia lo que nos rodea y, luego, mantener esta curiosidad planteándonos las distintas situaciones como retos a superar, como desafíos de la vida.

Esta sencilla palabra nos invita al divertimento, a la apertura mental y a un cierto orden interior, que ineludiblemente llama a la lucidez o claridad mental, facilitando la consideración y aceptación de lo que hay, junto con su entero (pero nunca al completo) contexto. Cuando percibimos un desafío, nuestra mente se dispone a preparar, cuantos más mejor, posibles escenarios para la acción o distintas formas de solucionar la situación… y ello es el mejor garante para la superación del momento.

¿Cómo empezar? Pues… ¿desafiándonos a nosotros mismos, desafiando nuestro propio  conocimiento?

Read Full Post »

Esta mañana he tenido un feliz encuentro que me ha recordado a un personaje muy especial que entró en nuestras vidas hará 3 años el próximo mes. Josi, otro maestro hindú educado desde niño para serlo, hijo de Brahmán, yogui, arquitecto, excelente cocinero, profesor de tiro al arco y de teatro Butoh (japonés)… y, destacando por encima de todo, humilde, alegre, servicial, familiar… y muy cercano.

Comparto con vosotros la entrevista, realizada por Inma Sanchís, a Guruji Sri Vast, maestro espiritual, publicada el 10 de junio en La Contra de “La Vanguardia”… ya que ha sido la que ha provocado este alud de buenos recuerdos. (Habrá que ponerse en contacto con Josi y ver si hay manera de que pueda impartir alguna charla en nuestro país.) Os dejo con la entrevista…

“Tengo 40 años físicos. Nací en el sur de India y vivo entre Suecia y Pondicherry. Casado y con dos hijos de 10 y 8 años. Estoy licenciado en Arquitectura, pero desde niño soy un maestro espiritual. No profeso ninguna religión, somos seres libres y espirituales. Desde los 8 años fui educado para ser un guía espiritual.”

¿Por qué?

Me desmayaba, podía pasar un día inconsciente. Los médicos no tenían respuesta, pero mi percepción fue cambiando. Es lo que en India llaman una experiencia samadi.La gente comenzó a explicarme sus problemas y a pedirme consejo. Y mi familia me dejó libre, no me domesticó.

¿Qué significa eso?

Desde niños se nos aleja de la inteligencia natural, de manera que cuando somos adultos acabamos teniendo mucha información pero pocas experiencias. Y creo que eso es lo peor que le puede pasar a la humanidad.

Cuénteme.

El intelecto acumula información, te lees tres libros y escribes el cuarto, no hace falta experimentar. Y la inteligencia natural es la que te permite sentir lo que estás viviendo, no se basa en el pasado. Por ejemplo: tenemos dos sillas idénticas que valen lo mismo; en una pone “fabricada en Alemania” y en otra, “fabricada en China”. ¿Cuál escogemos?

Ahora ya le entiendo: la alemana.

… Porque tenemos introducida en nuestro cerebro la información de que esa es mejor. ¿No sería preferible sentarse, probarlas, guiarnos por nuestra propia experiencia? Nuestras relaciones se basan en esa información que se nos introdujo en el pasado y no en lo que vivimos en el presente.

Usted no es un hombre religioso.

La religión nunca le ha dado al hombre la oportunidad de ser él mismo.

¿Cuál es la alternativa?

Considerar a los humanos como individuos y no como una masa que paga impuestos, compra, consume y funciona para que la sociedad funcione. Enseñamos a los niños a ver el mundo con ojos de adulto, corregimos su propia visión de las cosas, les arrebatamos su mentalidad y les inculcamos el mundo de los adultos.

… Y así perpetuamos un prototipo humano.

Por un lado hemos creado pobreza, guerras, calentamiento global, nuevas enfermedades… y por otro, tecnologías para combatirlo.

¿Y qué propone?

La naturalización del ser humano, en vez del adiestramiento. Vivir la vida en esencia, porque vivimos a través de nuestras diferencias, siempre comparando para, al final, querer todos lo mismo: graduarnos, encontrar un buen trabajo, casarnos, tener una bonita casa, hijos y un perro… ¡Pero la vida es mucho más que eso! Así vivimos atrapados en solucionar problemas, no pasamos del estadio de la supervivencia.

… Con más comodidades.

No podemos tratar a la humanidad como un problema que tiene que ser resuelto, debemos cambiar la perspectiva. Es como ir por una autopista a mucha velocidad sin estar seguro de si estás en el camino correcto.

Mejor parar y mirar el mapa.

Sí, porque no necesitas que nadie te diga lo que está bien y lo que está mal. Si eres valiente y auténtico, serás capaz de ver tu vida y escoger tu camino. Ahí empieza la transformación. Pero necesitamos un pequeño espacio para apartarnos de la carretera y mirar el mapa de nuestra vida.

Pero el conocimiento ayuda a saber qué es lo que queremos, ¿no le parece?

No. Amontonamos conocimientos en nuestra cabeza pero no sabemos quiénes somos realmente. La industria nos diseña: nos medica, viste, entretiene, da trabajo, nos retira.

Cierto.

Debemos alejarnos de este mundo al que estamos tan acostumbrados, y para ello dos buenas herramientas son la meditación y el contacto con la naturaleza; porque vivimos en la naturaleza, pero dentro de una bolsa de plástico. Ni siquiera sabemos en qué fase está la luna.

Sólo en vacaciones.

¿No le parece esencial que seamos conscientes del ecosistema del que formamos parte? La mayoría de la humanidad vive arraigada a la naturaleza y no les va mejor. Los países pobres han comprado el concepto de vida de los ricos, de los países fríos. El resultado es que la infelicidad está globalizada. Antes, en mi pueblo la gente cantaba; ahora ven cantar a otro en la televisión. Todos quieren tener una televisión y una nevera.

¿Toda la humanidad es idiota?

Somos seres creados a base de necesidades que no nos reportan ningún beneficio sustancial. Es hora de cuestionar.

¿Qué ha descubierto en sí mismo?

Que no pertenezco a ningún país, religión, tradición o estructura. Soy un simple ser humano que quiere vivir este día; eso es: realizarse, percibir la belleza de este mundo.

Defíname realizarse.

Si a unos niños les damos una caja de legos con las instrucciones de cómo hacer el coche, todos intentarán reproducirlo, y el mejor será el que se acerque más al modelo. Si no les damos las instrucciones, cada uno hará algo distinto y original.

Todos vivimos con referencias.

Sí, que nos provocan ese sentimiento de estar equivocado, que nos encierra en un mundo pequeño. La realización ocurre cuando estas referencias, cuando las instrucciones que tenemos en la cabeza, desaparecen.

¿Qué cualidad humana admira?

Somos únicos, jamás ha nacido nadie como usted ni nacerá en el futuro, y eso es lo que me inspira: ver seres únicos.

Únicos

Estudió Arquitectura porque quería averiguar cómo las formas y los materiales cambian la estructura de la mente. “Pasar gran parte de su vida – me explica-a esta altura del suelo (séptima planta de La Vanguardia),rodeada de líneas rectas, estructura una forma de pensar”. Maestro desde niño, tiene un ashram en Pondicherry y otro en Halmstad (Suecia) y ofrece conferencias gratuitas por el mundo (www. srivast. org). Mañana, 11 de junio, estará en la sala Axa de Barcelona; el 12, en Girona, y el 13, en Santa Agnès de Malanyanes. No profesa credo alguno ni se adhiere a ninguna filosofía, más bien todo lo contrario: quiere advertirnos cómo nos domestican y que recuperemos la individualidad.

________________________________________________________________________

El mundo está lleno de personas interesantes de las que aprender…

Hasta la next!!


Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: