Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Finlandia’

Lo encontré hace unos días en uno de los grupos de Facebook: “EL SECRETO DE LOS FINLANDESES, 24 horas con uno de los jóvenes de 15 años que triunfa en Pisa” de Carlos Manuel Sánchez  y recordé que teníamos temas pendientes del post “Repensarnos desde la Austeridad” En el punto 11) hablé de aumentar el presupuesto para Educación, aunque me gustaría matizarlo un poco.

Es cierto que hacen falta mayores inversiones: para poder pagar un poco mejor a maestros y profesores, para aumentar su número -¡hacen falta!-, para que puedan formarse de forma continuada y para mejorar los equipamientos de  escuelas, institutos, universidades y centros de formación. Pero tenemos la enfermiza costumbre de pensar que todo se arregla con dinero y aunque es evidente que necesitamos invertir más recursos económicos, también salta a la luz que nuestro sistema educativo necesita repensarse por completo.

No se trata de hacer una nueva reforma o ley LOE, LOGSE o como quieran llamarla. No. Se trata de reflexionar en profundidad sobre cómo formar mejor a nuestros jóvenes, para qué les queremos preparar, qué habilidades, competencias, conocimientos consideramos que deberán tener para afrontar su futuro de forma satisfactoria. Necesitamos transformar nuestro modelo educativo al completo y construir un nuevo paradigma que incluya modelos hologramáticos y estimulen el pensamiento crítico y complejo.

Vuelve a mi memoria uno de los últimos párrafos del artículo citado al inicio (relativo a las escuelas finlandesas): “Las carteras son livianas. Se estimula el razonamiento crítico antes que la memorización. Hay clases distendidas, como baile de salón, teatro, arte digital, peluquería, artes marciales, hockey sobre hielo, esquí de travesía, ¡cocina! (Saili y su hermano Mikael aprendieron a cocinar en el colegio y preparan la cena en casa cuando les toca). También primeros auxilios, carpintería, soldadura o música. Los alumnos tocan el violín, la guitarra eléctrica u otros instrumentos, según sus preferencias. Y, sobre todo, se estimula el pensamiento crítico. Se invita a discutir. El sistema español margina el debate y la expresión oral. El alumno toma apuntes pasivamente, bosteza.”

No hace mucho, vi una interesantísima charla del brillante economista y profesor Huerta de Soto. Hubo un detalle cuando estaban presentándolo que me llamó la atención: “no todos los profesores querían estar en su clase, del miedo que le tenían” (debido a su espíritu crítico). Pues bien, justo esto es lo que hemos de fomentar: espíritu crítico para forjar el criterio y la autonomía de opinión.

El criterio es una condición o regla que facilita el discernimiento, la elección y la opinión. Criterio (juicio, opinión), crítico (que decide) y crisis (decisión) beben de la misma fuente: la duda, y ésta, a su vez, tiene su raíz en ‘duo’, por las dos o más alternativas entre las que elegir. Así pues, para desarrollar nuestro criterio o la propia opinión de las cosas, tenemos que dudar y bailar en la cuerda floja del cuestionamiento. Pero no hay nada más cómodo que creer sin dudar ni nada más fácil que asirse con fuerza a la certeza de algo. Dudar y cuestionar son actividades incómodas porque nos obligan a observar, a investigar, a contrastar y a reflexionar para extraer nuestras propias conclusiones e ideas. Vivir en la duda permanente es agotador y genera mucha inseguridad, es por ello que optamos por la creencia fácil.

No se trata tanto de ser un descreído o desconfiar de todo, como de ejercer una confianza relativa, responsable, que nos habilite para resolver y responder ante la cuestión en sí. Creemos en cosas porque las hemos oído, porque se habla de ello o se rumorea por muchos. Creemos en cosas porque las vemos impresas en los libros, porque lo dicen profesores, mayores con autoridad o porque ‘siempre han sido así”. Nuestro sistema educativo está matando la creatividad, la brillantez, la efervescencia y la emergencia de nuevas formas de ver, entender y afrontar la realidad y el futuro.

Edgar Morín en su obra “Los 7 Saberes Necesarios para la Educación del Futuro” (Unesco, 1999) ya nos advierte en el primer capítulo sobre “Las Cegueras del Conocimiento”.

¿Hasta cuándo seguiremos fomentando la incapacidad de nuestros niños y jóvenes para afrontar y superar los retos que la vida les presentará de forma ineludible? ¿Hasta cuándo vamos a seguir dormidos y sumidos en la ceguera del conocimiento?

“El hombre más peligroso para cualquier gobierno es aquel capaz de pensar con independencia,  ya que resulta inevitable que llegue a la conclusión de que el gobierno bajo el cual vive es deshonesto y está enfermo” (H.L. Mencken)

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: