Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘epoché’

Hace tiempo que quería escribir algo sobre la inocencia… no como ausencia de culpa sino en tanto que ausencia de malicia, y no se me ocurre mejor fecha que la de hoy.

La inocencia es hermana del candor y de la ingenuidad, es atributo esencial de la infancia y es casi sinónimo de credulidad (de ahí lo de gastar bromas el día 28 de diciembre: para ver hasta qué punto somos inocentes o crédulos).

La inocencia no tiene muy buena prensa y creo que es debido, en parte, a la ceguera que tenemos en relación a nuestra propia ignorancia, lo que nos hace arrogantes, resabiados e incrédulos (que vamos de vuelta y sospechamos de todo ¡vaya!) y, con esta actitud, evidenciamos -una vez más- nuestra ignorancia… haciendo oídos sordos a las advertencias sobre la conveniencia de recuperar y despertar nuestro niño interior.

Ya sé que a veces leemos u oímos cosas que nos suenan un poco a ñoñería o a happy flower, pero… ¿no nos levantamos para averiguar qué pasa cuando oímos ruidos extraños en casa? Pues, con lo que suena por ahí deberíamos hacer lo mismo e investigar un poco  para ver en qué se fundan estas teorías e ideas.

¿Qué significa recuperar el niño interior? Pues, aparte de obviedades como recuperar  la ilusión por las cosas, la energía (¿verdad, Miguel?) que a veces se nos antoja inacabable, y ese tremendo afán por curiosear, investigar, descubrir, aprender… significa, por encima de todo -y según mi humilde visión-, recuperar la inocencia.

Evidentemente ese recuperar no se refiere a recuperarla tal y cómo la teníamos de pequeños, no. Imposible recuperar el agua que fluye por un río… como imposible resulta recuperar el pasado tal cual: hoy no somos los mismos que éramos ayer.

Lo que sí podemos hacer es darnos cuenta de lo poco que sabemos, como cuando niños (de eso sí éramos conscientes), no darle tantas vueltas a las cosas engañándonos y pensando que sabemos, volver a recuperar la ilusión y confiar, creer un poco más.

Sí, amigos, la credulidad es algo muy importante a recuperar… Credulidad apriorística, al principio, antes, fruto de una actitud epoché (o epojé), de suspensión temporal del juicio, opiniones e ideas. Aceptación incondicional del otro, para aumentar la capacidad receptora, para adentrarnos en sus misterios, para disfrutar percibiendo, descubriendo… Luego, y eso ya sería fruto de la madurez, vendrá el análisis racional, con la consideración de muchos parámetros (sobre los que también tendríamos que empezar a interrogarnos).

Nuestro error es que empezamos por los prejuicios y juicios… y, claro, todo pasa por el filtro de lo que ‘sabemos’, sin darnos cuenta de que, así, con este tamiz, se nos escapa mucha información y muy válida, dado que afecta directamente a nuestro conocimiento, mutilándolo y dejándolo cojo.

La vida, en su desarrollo ha empleado una gran sabiduría. De niños disponemos de muchas herramientas para aprender que luego, por error, abandonamos.

Cultivar este tipo de inocencia o credulidad apriorística es, al contrario de lo que muchos piensan, una decisión inteligente.

Sí sé que no sé, activo mis ganas de saber, de descubrir y me ilusiono, lo que incrementa mi curiosidad, pongo atención, observo sin pensar, escucho, capto… Si empiezo pensando que el otro tiene unas intenciones determinadas o que el entorno está confabulado, voy a estar pendiente de mis propios pensamientos y dejaré de atender lo que ocurre.

Resumiendo: tenemos que reivindicar la inocencia, perder el miedo al ridículo (¡tan pernicioso!) y empezar por nosotros mismos, siendo más curiosos y disfrutando más de (y con) las cosas.

Inocencia no es ignorancia. Ignorante es el que cree saber. El que sabe que no sabe, además de inocente y humilde, es sabio.

¿No creéis que siendo más inocentes, podríamos acercarnos otro poco a la felicidad?

Read Full Post »

Soy apasionada. Lo reconozco. Le pongo mucha pasión a las cosas que me gustan y durante muchos años creí que no era nada bueno. Ahora ya sé que no es así, que la pasión es como el motor que activa voluntad y valentía, y que sin ella es muy difícil tener la disciplina necesaria para salir de la zona de confort y esforzarte para conseguir aquello que te propongas.

De hecho, uno de los aspectos más destacables del liderazgo es la pasión. La pasión nos habla de la capacidad de entrega, de espíritu de servicio, de la cantidad de ‘alma’ que ponemos en lo que hacemos, de la intensidad del arrebato… y se me ocurre que ello es precisamente lo que determina el nivel de fluidez o de flujo (Flow, Csikzentmihalyi, Psicología Positiva) que podemos alcanzar cuando realizamos algo.

Pasión tiene su raíz en Pathos, igual que paciente y compasión o empatía que, de alguna manera, aluden a un estado de vacío o de máxima receptividad (por entrega).

Cuando hacemos algo con pasión, nos libramos a la acción, fluimos con ella; cuando vamos a la consulta de un médico como pacientes, nos ponemos en manos del experto, nos entregamos a él; cuando sentimos compasión o empatía, nos vaciamos, dejamos de ser, para percibir la realidad del otro como si fuera la nuestra…

Ser (ethos/athos) y no-ser (pathos). En su alternancia está la cuestión.

La pasión, que siempre nos mueve hacia (el otro, la cosa, la acción…), tiene un estrecho vínculo con la automotivación que generamos cuando otorgamos un noble sentido a nuestra vida, una misión, un shimei (H.Tasaka, pensador social) o utilidad.

La zona de confort o zona cómoda no es un buen ámbito para la pasión y sí en cambio para la indolencia, la inercia y para las personalidades débiles o poco forjadas.

Así, buscar motivos y razones, como pasiones, que den sentido a nuestros actos se convierte en una gesta inteligente y nos otorga valor añadido: si sabemos hacia dónde vamos podemos prepararnos y capacitarnos mejor, proyectarnos hacia el logro con creatividad e imaginación, estar más relajados… y, de esta manera, disfrutar y apreciar en su más mínimo detalle todo lo que encontremos en el camino.

Que tengáis unos días excelentes y llenos de pasión…

flor de la pasión

Read Full Post »

¡Uff! ¡Cuántos días sin escribir! ¡Tenía tantas ganas! Cómo vamos ¿eh? ¡Pillados hasta las cejas! Pero, y fijaros bien en lo que os digo, felices. Muy felices. Un buen momento, sin duda. Época de encuentros, ayudas, sinergias, alianzas, colaboraciones, interrelaciones… en una intrincada red que crece sin parar… Cuántos amigos y gente cercana… Gracias a todos por vuestro apoyo. Por ser y por estar ahí. De aquí a un rato (20’) vamos a hablar de automotivación con un amigo. Comparto con vosotros un poco de la preparación… creedme si os digo que son estas pequeñas cosas compartidas las que más me ilusionan…
Miro a mi interior (no olvidemos que nosotros somos nuestro mejor y más cercano laboratorio y más en los momentos que superamos nuestros egos) y veo una gran potencia movida por la pasión, por la entrega, por la ilusión, confianza… Puede que penséis que es más de lo mismo o y eso… ¿adónde nos lleva? Tenéis razón hay que ir más allá, que no están las cosas para más abstracciones: hay que ir a lo concreto y hurgar en lo tácito, casi siempre implícito, pero casi nunca explicado.
Esta automotivación, potencia, energía, empuje, fuerza interior… llamadla como queráis viene dada, según mi particular y discutible opinión, por muchos factores que confluyen y cooperan entre sí:
una clara visión de que una mejor persona es posible… y de que este ‘ser más para más Ser’, es oportuno y deseable (¡gracias, Maslow!)
consciencia de la nobleza de la visión, puesto que llama a lo más noble y elevado
compromiso con la misma; pasión y entrega hacia el para qué
suficiente humildad como para estar disfrutando como una niña con los pequeños tesoros diarios en forma de descubrimientos y aprendizajes
una fuerza interior, casi imperativa, que empuja a la realización, a la acción, en perfecta coherencia con los más altos valores: autenticidad en el ser (por Verdad), elegancia en el estar (por Belleza) y calidad en el hacer (por Bondad)
la confianza  en que ello no sólo es posible, sino que estamos perfectamente capacitados para conseguirlo si lo hacemos contando unos con otros.
Ya veis, son muchos los motivos para la alegría y felicidad que siento en estos instantes. Poco a poco nos unimos unos con otros, entrelazando las redes, aumentando la complejidad, sí, pero también el alcance y el crecimiento.
Acabamos de crear un grupo para epoche en Facebook…

Esperamos poder conseguir un buen número de personas convencidas de que el desarrollo y la evolución del homínido al humano pasa por la acción personal/colectiva y el compromiso. Y, como epoche es una palabra griega (un poco de apoyo moral para nuestros hermanos griegos!),  nada mejor que un viejo sirtaki para invitaros a que os suméis… (Observad a Anthony Quinn: en esta escena es la viva expresión de una potente fuerza interior)

Read Full Post »

Y… conclusiones, porque ya está. El paso está dado y no hay vuelta atrás. La presentación del libro fue todo un éxito, dicho desde la manera que debemos evaluar los éxitos: más por la calidad que por la cantidad de sus resultados. Mucho cariño, mucho apoyo y mucho afecto y reconocimiento por la labor y el esfuerzo semanal.

Creo que podéis imaginaros de sobra el nivel de cuestionamiento y trabajo interior que he debido hacer a lo largo de los dos años que he estado persiguiendo el sueño, después de más de una década estudiando y compartiendo lo poco que sabemos del ego.

¿Qué motivos o razones me han impulsado? ¿Qué he buscado con ello? ¿Ego? ¿Afán de notoriedad? ¿Respeto? ¿Reconocimiento? ¿Apoyo?

Digamos que a estas alturas de la vida, una ya lleva largo recorrido como aprendiz (¡y que sea por muchos años!) como para saber que hay cosas mucho más interesantes que la notoriedad, que nuestros actos o incluso sueños pueden obedecer a motivos más fríos, por analizados, tales como la ecología u optimización de los esfuerzos, sin perder nunca de vista la responsabilidad social y los beneficios colectivos, reconocimiento a la labor de los que llevan coleccionando tus artículos semana tras semana desde hace nueve años, compartir con ellos un rato de conocimiento y celebrar el sueño en su cálida compañía…

Seguramente podríamos haber conseguido mayores (que no mejores) resultados, con más tiempo, más inversión publicitaria, más apoyo de los media, si lo hubiéramos convocado en otra hora, más pronto o en un día no laborable, en otro lugar… Pero no pretendíamos esto ni que se formaran colas en la entrada, sólo aprender a través del trayecto recorrido para alcanzar una visión, disfrutar en él y de él y… luego celebrarlo juntos con una gran fiesta.

Pere Tremolosa estuvo genial con su exposición en honor al Día Mundial de la Tierra y parece que, al final, todos salimos con la Visión un poco más Sistémica, después de la charla que compartí con todos los presentes. Mil gracias a todos.

De hecho, es ahora que puedo deciros como veía la sala desde el escenario: llena a rebosar, por el cariño de los presentes y también por el de los ausentes. Estabais todos allí, en presencia o alma… y me alcanzó de lleno la inmensa ternura de vuestro afecto.

Gracias a todos por vuestro apoyo incondicional, por ese inmenso cariño que ha hecho que os desplazarais desde tan lejos, por la calidez de vuestros abrazos… por estar allí siempre y por ser como sois… Va por todos!!

Read Full Post »

Hoy es un día muy especial para mí… Un día en el que se marca el inicio de una nueva etapa en mi vida y en el que también (evidente!) cerramos la anterior, con todos los descubrimientos, aprendizajes y errores habidos a lo largo de todo el recorrido…

Llevo unos años persiguiendo varios sueños que, por fin, se han cumplido… y en este estado me pilláis, aturdida, anonadada y reflexiva… con unas notas de nostalgia por todo lo experimentado y tantos instantes dignos de ser rescatados por la memoria, pero Brian Eno nos acompaña recordándonos que éste no es más que otro día en la tierra…

Sueño 1

epoche renace con una nueva web y nuevo proyecto. Después de casi doce años de andares solitarios como free-lance y poco más de quince meses probando con un equipo que no pudo ser, despega la nueva epoche, invitándonos de una forma muy orgánica -y a través del mundo de las esferas-, a nuevos artículos, áreas de formación y coaching, acciones formativas ya programadas, enlaces amigos, proyectos y alianzas… y, todo ello, gracias a un nuevo equipo humano, muy humano, interdisciplinar y fresco, con muchas ganas de hacer y actuar desde la excelencia.

Desde este privilegiado canal (¡bendita la tecnología que permite dar rienda suelta a elucubraciones y otras emergencias mentales!) felicitamos con gran efusión, aprecio y valoración a David Ruíz, por su apoyo y soluciones tecnológicas, a Jordi Ruíz, el verdadero realizador de esta obra, y a Marta Fábregas (ambos creadores de “La Buhardilla T-Shirt Company”) por la brillantez de sus ideas, y por haber sabido captar, transformar y hacer realidad las nuestras con tanta belleza.

Aquí tenéis el enlace. Todavía estamos en fase de pruebas, así que se admiten todo tipo de sugerencias y mejoras.

www.epoche.org

Sueño 2

Resultado de nueve años de colaboración en una publicación semanal gratuita, de amplia distribución dentro de unas cuantas comarcas catalanas (los lectores crecen, se fidelizan, te siguen, coleccionan tus artículos -¡ups!- y al final te decides a publicar una primera selección en un libro…) Un sueño de más de dos años de antigüedad que ayer se cumplió: Realitats Observades (en catalán) ve la luz en forma de libro de 192 páginas. Magnífico el trabajo de Anto Corbetta con la portada y la maquetación… Alrededor de ochenta artículos, seleccionados de entre los 150 de los tres primeros años, y una narración breve.

Hay más, pero me quedo aquí, con estas emociones… y con Brian Eno (Spider and I) un momento de entrega a uno mismo, un instante de honor para el esfuerzo de tantos, un attimo de reconocimiento hacia los sueños y su enorme potencia… pero seguimos… hay tanto por compartir!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: