Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘auto-organización’

Hoy toca parar un rato y reflexionar sobre lo que está pasando en España. Desde hace unos días las calles y las plazas españolas son un clamor y un reclamo: DEMOCRACIA REAL YA! Eso es importante, y lo más importante debe pasar por delante de lo urgente… así que a gestionar las prioridades!

He estado durante unos días convaleciente (sigo en ello) y dedicando mi tiempo en exclusiva al arranque de nous-formacion (una empresa diferente, sin afán de lucro, hija de unos cuantos emprendedores sociales y de los nuevos tiempos), en esa corta pausa de mis actividades como facilitadora. Vivo en la montaña, en un pequeño y hermoso pueblo muy cerca de los Pirineos. El bullicio de las grandes ciudades me queda lejos…aunque de vez en cuando bajo a Barcelona por trabajo y para estar un rato con mis hijos (34 y 31, biológicos, y 29 años, del primer matrimonio de  mi segundo marido) y con la nieta (7). Explico esto para dejar clara mi edad, condición y estado: a punto de cumplir los 55, abuela, sí, y con un largo recorrido a mis espaldas.

Hace un montón de años que ando comprometida con la sociedad (formada por individuos que necesitamos desarrollarnos) y sirviéndola en la medida de mis posibilidades, que son -por lo general- como facilitadora de herramientas cognitivas, a través de cursos y charlas, y como escritora a través, entre otros medios, de mis artículos semanales (más de 500 publicados) en El Reclam, una publicación catalana comarcal, semanal y gratuita, humilde como medio, pero con más de 50 mil lectores.

Desde allí llevo una década atizando, expresándome con libertad e intentando aclarar un poco las nieblas y las cegueras que nos adormecen y anestesian, haciéndonos tan manipulables y aborregados. Llevo años quejándome -a veces de forma casi radical- de nuestros políticos, exigiéndoles listas abiertas, total transparencia, honradez, mucha más inteligencia, respeto al pueblo al que sirven y deben servir, eficacia, capacidad de visión, humildad… en fin, la lista sería interminable con tantas páginas escritas. Digo esto, porque también desde allí he manifestado y defendido abiertamente mi abstencionismo. Sé que he incomodado a muchos pero soy incapaz, voluntariamente, de votar al menos malo para que no ganen los más malos. Hace ya muchos años que no veo la política dividida entre izquierdas y derechas: hago la distinción entre capaces de llevarnos a un futuro mejor, más humano, sostenible y equitativo… o no. Y como hace años que no veo a nadie capaz, no voto.

¿Qué ha pasado en las últimas tres décadas? Que hemos estado haciendo las cosas muy, pero que muy mal (peor imposible, vaya!), todos, sin excepción: políticos, ciudadanos, partidos…

¿Qué ha pasado en estos últimos 10-15 años? Que la ‘democracia’ se ha ido consolidando, que hemos bajado la guardia, no han habido propuestas nuevas, hemos dado cada vez más poder a los partidos centrales, a las entidades financieras, al poder de los poderes -que es la economía- y nos hemos convertido en marionetas bailando al son de cuatro desalmados que impregnan el aire de rancio. Que hemos perdido en educación, en proyectos de futuro, en responsabilidad social…

¿Qué ha pasado en estos últimos meses… a raíz de las movilizaciones del norte de África? Que hemos descubierto el inmenso poder de la Red… y vuelvo a evocar aquí un viejo proverbio etíope que descubrí en twitter a través ) de @AATEthiopia: “When spider join their webs, they can kill a lion.” Cuando las arañas unen sus telas, pueden matar un león…

¡Más cronología! A primeros de año nos enteramos de que nos han silenciado la revolución del pueblo islandés. A mitades de marzo mi hijo Pau me habla del libro “Indignaos”, de Stephane Hessel. Hace apenas un mes, Marc me comenta sobre el proyecto Equo, con ideas nuevas de verdad, formado por gente nueva… aire fresco, me digo (y que quizás podría reconsiderar mi postura, investigar de qué van y repensar mi abstención de cara al 2012)… y el 15M estalla la Revolución. Me pilla lejos, me pilla débil, pero me pilla de lleno. Ni os podéis imaginar la sensación de gozo, de alegría, incluso de alivio… finalmente!! ¡Hemos despertado!

¿Queréis que os explique un poco más el porqué de todo este rollo que os estoy soltando? Pues resulta que ayer por la noche, después de asistir a una espectacular interpretación de la Filarmónica de Berlín, con un genial y emotivo Claudio Abbado dirigiendo “Das Lied von der Erde” o El Canto de la Tierra de Gustav Mahler, transmitida en directo por el canal ARTE  (¿Qué tiene que ver esto con una revolución? Easy: una revolución sin valores nos llevaría justo al punto en el que estamos… La belleza y la armonía, entre otros, son ahora más necesarios que nunca: elevan el espíritu y nos llenan de fuerza y de sentido). Repesco el hilo: después de esta fantástica experiencia y con el ánimo enaltecido por el exquisito final, nos ponemos a zapear a ver qué dicen los medios nacionales sobre la revolución en las plazas españolas… Alucinante. Están estupefactos. No saben cómo reaccionar ni qué decir. Vimos parte de dos tertulias y en ninguna de ellas oímos nada inteligente.

Así que vamos a aclarar un poco, para los más confundidos:

  • Aquí tenéis el manifiesto que ha puesto en marcha el movimiento 15M
  • Aquí algunas de sus/nuestras propuestas
  • La #spanishrevolution no la están haciendo sólo jóvenes, somos muchos -de distintas edades (y hay más abuelos de lo que pensáis), credos y culturas- los que estamos indignados y exigimos una democracia real ya, y que llevamos tiempo intentando que este país se mueva, a pesar de sus políticos.
  • Los políticos tienen que enterarse que estamos en otro momento y que toca hacer las cosas de otra manera.
  • Vamos a votar con consciencia, a los que estén dispuestos a ‘servir’ al pueblo y arrinconaremos a los que deseen servirse de él para engordar sus cuentas y sus egos
  • Estamos dispuestos a seguir, luchando por un futuro más esperanzador y humano para nuestros hijos, nietos, biznietos… y las generaciones venideras

Por todo ello:

  •  NO estamos dispuestos a aceptar más prácticas corruptas ni intereses partidistas.
  • NO queremos una sociedad tiranizada por los dueños y señores de la economía
  • NO vamos a votar a los que no nos representan ni a los menos malos
  • NO nos vamos: hemos venido para quedarnos (estemos donde estemos, la red nos une)
  • NO somos una minoría
  • NO somos anónimos
  • NO somos tontos
  • NO tenemos miedo
  • y… sobre todo
  • NO estamos solos!!

Soplan nuevos aires, aires de esperanza, ilusión y cambio (percibo, incluso, una cierta vertebración y unión en esta España que algunos se empeñan en dividir)…

Así que, por encima de todo, hay que seguir… Ánimos #spanishrevolution!!

Anuncios

Read Full Post »

La audacia es una cualidad, es el empuje, el valor, el esfuerzo del ánimo, la determinación, la capacidad de resolución, la firmeza de carácter… Confucio, filósofo y místico chino, dice: “Conocer lo que es justo y no ejecutarlo, demuestra falta de valor, falta de audacia”. En realidad la persona audaz emprende acciones, que podrían parecer poco prudentes (a ojos de los que hayan considerado pocos parámetros), a partir de un análisis muy sereno de la realidad, de las posibilidades de conseguir un bien y de la percepción de sus riesgos, sus costes y posibilidades de acción. La audacia no tiene nada que  ver en tomar decisiones poco prudentes. La audacia llega después de un profundo  análisis de la situación y del contexto, de una seria reflexión sobre la cuestión, de una elección entre las posibles acciones y de la determinación de emprenderlas, a pesar de la dificultad que puedan comportar.

Es audaz el que toma una decisión, después de la debida reflexión, por difícil que resulte su realización. Es audaz el que, una vez balanceados los beneficios y los costes de una acción determinada, le emprende con entusiasmo y confianza. Lo es, también, quien -siempre luego de la reflexión y la ponderación- se lanza, a pesar de las dificultades entrevistas. La audacia es como un tipo de atrevimiento mesurado, en absoluto imprudente, para emprender acciones inteligentes a modo de apuesta, y que exigen un esfuerzo extra debido a la incertidumbre de los resultados. Todo esto me hace pensar que nos falta un poco -mucha- audacia en todos los aspectos que creemos que podrían funcionar mejor. Atreverse a hacer, a proponer, a mojarse, a meterse, a decidir, a ir más allá de lo establecido o considerado normal. Nuestra sociedad actual, en plena crisis de valores fundamentales, con esta visión superficial, adormida, acomodada y frívola de la realidad, pide un esfuerzo muy grande para salir de la mediocridad en la que estamos instalados. Pide audacia a gritos. La pide a los políticos, para que sean verdaderos ejecutores de programas destinados a mejorar la vida de aquellos que representan, con la premisa de que tendrán que considerarla toda -incluso la de los no nacidos- y no sólo ese ‘día a día’ lleno de soluciones para ‘salir del paso’ o para ganar las próximas elecciones. La pide a los emprendedores y empresarios, para que sean capaces de innovar y de aventurarse en las travesías del cambio. La pide a los artistas y creativos en general, para encontrar nuevas formas de atrapar le atención, para hacer llegar mensajes que transformen y enriquezcan a los receptores de sus expresiones artísticas. Nos la pide a nosotros, porque sin audacia difícilmente podremos emprender nuevas metas y objetivos.

La audacia nos permite ir más allá, evolucionar y mejorar. Entonces… ¿Cómo es que no somos audaces? ¿Por qué nos da tanto miedo dar el primer paso, a pesar de saber, después de tanta reflexión, que las cosas podrían ser mucho mejor si las hiciéramos de otra manera?

Esta mañana he recordado que hace unos años, después de las revueltas juveniles y la quema de coches, el gobierno francés se había propuesto enseñar qué era el respeto en las escuelas y que no habían encontrado la forma… ¿Qué nos pasa? ¿Cómo es que nos frenamos con tanta facilidad? ¿De qué tenemos miedo? ¿Qué nos impide tener una poco más de audacia y atrevernos con fórmulas innovadoras, más adecuadas al momento actual? ¿Tememos ser políticamente incorrectos? ¿Tememos más al qué dirán que a seguir empeorando las cosas?

Read Full Post »

Otro fruto de nuestra colaboración con NA Magazine

Esperamos que lo disfrutéis

Read Full Post »

Antonio Garrigues Walker abogado

Entrevistado por LLUÍS AMIGUET  -La Contra de La Vanguardia- 21/10/2010

Envejecer es resabiarse, saber siempre lo mismo: combato la vejez aprendiendo. Soy de Madrid: ignoremos a los partidos y dialoguemos los ciudadanos de Madrid y Barcelona. Tengo 3 hijos y 7 nietos. La ética no es bondad: es inteligencia. Participo en Barcelona Meeting Point.

Debemos arrebatar el monopolio del debate público a los partidos y sus profesionales. No puede ser que, por ejemplo, el diálogo Madrid-Barcelona dependa sólo de cómo se lleven los políticos, que creen representarnos en todo, en cada momento.
¿Qué sugiere?
Pues que los ciudadanos de aquí y allá tendamos puentes y hagamos cosas juntos en todos los ámbitos: recuperemos la complicidad y evitemos la radicalización absurda, que interesa a los partidos pero dificulta nuestro progreso.
¿Los políticos son el problema?
Pues en las encuestas lo son para los ciudadanos por delante de otros como el terrorismo. El radicalismo partidista ha degradado todos los ámbitos. Y en Madrid he pasado malos ratos por la tensión en reuniones privadas de amigos que no eran políticas.
Le creo.
Cuando me quejo y digo que los ciudadanos somos mucho más que nuestro voto cada cuatro años, replican: “¡Antonio, pero qué manía con la sociedad civil: ¡si no es nada!”.
Aquí, sin carnet de partido o iglesia o secta, o al menos de club de fútbol…
Es que a la sociedad civil ¡no le han dejado que fuera nada! Cuando nos reunimos cuatro, si no hay bandera, siglas de partido o una iglesia de por medio, ya eres sospechoso… ¡No les gusta nada que nos reunamos!
¿Por eso dicen que es usted masón?
¡Eso es una patraña ridícula!
En Google se lo atribuyen…
¡Me reuní con los directivos de Google en España y les exigí que lo retiraran! Pero me explicaron que no pueden hacer nada a menos que antes lo rectifique la publicación que ellos recogen y me calificaba de masón.
En fin: hay cosas peores, don Antonio.
No me indigna porque sea malo o no, me indigna porque es falso.
¿Por qué cree que se lo atribuyen?
Porque soy miembro de la Trilateral…
¡Hombre! Hacía tiempo que no oía a nadie insultar a la todopoderosa Trilateral.
Y en broma nos quejamos por ello. Sólo somos un club de amigos, que nos consideramos gente interesante, y nos reunimos para intercambiar opiniones e información, pero no tenemos poder y apenas influencia.
¿Por qué esa obsesión con ver gobiernos en la sombra? ¿Y el club Bilderberg?
Es otro grupo de gente interesante que se reúne. Lo que sucede es que la globalización es inevitable y plantea retos que no podemos solucionar desde los estados: por ejemplo, ahora mismo hay reforma financiera en EE.UU., Gran Bretaña, la Unión Europea, y el yen y el yuan en danza…
Preocupante guerra de divisas.
Y los presupuestos nacionales tiene que aprobarlos la UE. ¿Y alguien decía que el Gobierno de Madrid estaba intervenido? ¡Qué ingenuidad! ¡Por supuesto! No hay solución nacional a los problemas globales y esta crisis requiere gobierno global. Lo estudiamos en mi cátedra de la Universidad de Navarra.
Confío en que no la tachen de masona; pero ¿qué se cuentan en la Trilateral?
Este fin de semana nos reunimos en Praga, pero no pude ir…
¿Se ha perdido algo?
La verdad es que hoy hay tanta información que estás enterado de todo sin ir. Yo cada día leo el Financial,el Journal,Le Monde (cada vez más plúmbeo) y La Vanguardia,que en Madrid es un referente de élites por ecuánime y transversal.
¿Y la prensa de Madrid?
Está radicalizada y partitocrática. Si la lees, al final sólo sabes de los partidos, pero la realidad es mucho más rica y compleja. Por eso necesitamos muscular a la sociedad: ¡creemos más foros y debates con gente de Catalunya y Madrid en todos los ámbitos!
Defina nuestra época, don Antonio.
Complejidad, que deja inservibles los esquemas que hemos utilizado durante décadas.
¿Qué hacer frente a lo complejo?
Hay dos vías de escape. Una es citarla como excusa – “Ese asunto es muy complejo”-para no hacer nada, y la otra, peor, es simplificarla: “Déjate de líos. Lo que yo te diga: esto es así y yo lo arreglaba en dos patadas”…
Me suena.
Porque esa peligrosa simplificación de la realidad, que lleva a creer en soluciones simples y radicales, resurge en todas las crisis.
¿Qué propone usted?
Desde la condición humana hay dos posibilidades: el pesimismo antropológico, esto es, creer que no tenemos remedio y que tal vez mejore la tecnología pero nuestra mezquindad y maldad nos son consustanciales…
Demasiado realista para soportarlo.
O la utopía: esperar que ese gobierno mundial, ya inevitable, sea justo y acabe con el hambre y la pobreza y la enfermedad…
Naif. ¿Y usted con qué se queda?
El yin y el yang. El mal y el bien están unidos y se repelen y complementan de un modo, como decía antes, complejo: complejidad…
Que excede los límites de esta contra.
El problema es que aún no han nacido los nuevos filósofos capaces de estimularse con la complejidad del mundo, y en cambio sólo tenemos análisis sectoriales, coyunturales y encima cambiantes. ¿Lee usted a Krugman?
Alguna vez.
Pues será Nobel de Economía, pero cambia de opinión cada dos por tres. Yo repetiré lo que dije en la crisis del 92 – sé que esta es peor-, pero, pese a todo, somos un país ansioso de crecimiento y saldremos reforzados.

Read Full Post »

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
“Emito mis alaridos por los techos de este mundo”,
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros “poetas muertos”,
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los “poetas vivos”.
No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…

Poema anónimo, atribuido por algunos a Walt Whitman, y fuente de inspiración para algunas frases de “El Club de los Poetas Muertos” (1989)

Read Full Post »

Es alucinante descubrir los pequeños tesoros que se guardan en el interior de las cosas y en la cotidianeidad con la que interaccionamos e interrelacionamos, en una inmensa red de redes. La curiosidad nos empuja. El husmear nos atrapa… De repente, he descubierto el inmenso potencial que esconde la palabra desafío… y me ha venido a la mente un párrafo de Anagarika Govinda (Fundamentos de la Mística Tibetana, 1975): “La esencia de la palabra no se termina ni en su utilidad en tanto que transmisora de sentimientos o de ideas, ni en su significación presente; posee, al mismo tiempo, propiedades que van mucho más allá de lo representable (…)”.(Ya sabemos de la plasticidad de nuestro cerebro y que configuramos la realidad según la pensamos y las palabras que elegimos para ese reflexionar.)

¿A quién no despierta un buen desafío? ¿A cuántos conocemos capaces de resistirse a su envite? Los desafíos bien podrían ser como los alimentos del alma. Aquello que nos ‘obliga’ a salir de la inercia y la comodidad a las que tendemos. Los desafíos fuerzan el despliegue y  facilitan el entreno y la actualización de nuestras habilidades y estrategias, invitan a contextualizar, a observar con una mirada más distante, con menos ego implicado y con las  emociones mejor administradas, capaz de ver la complejidad de las cosas, sus intricadas interrelaciones e interaccionar, abriendo el abanico de los posibles.

La vida es mucho más divertida e interesante, al menos para la que escribe, cuando nos tomamos las pequeñas situaciones diarias como desafíos a superar de la mejor manera posible. Lo más curioso es que nos empeñamos en buscar una única solución a los problemas/situaciones, cuando hay un verdadero haz de ellas.

Lo que llamamos realidad es mucho más complejo e inabarcable de lo que pensamos. El pensamiento científico nos induce a pensar que la ‘verdad’, en tanto que conocimiento absoluto de la cosa, no sólo es posible sino que, además, es analizable, medible, constatable, demostrable… Nuestro evolucionar es tan lento, que todavía no hemos incorporado en nuestro quehacer diario las últimas revoluciones del conocimiento: convivimos con el caos-orden, incertidumbre-certeza, organización-desorganización, generación-degeneración, completitud-incompletitud, luces-sombras…

Desde que recuerdo, he intuido que debíamos cultivar una gran curiosidad hacia lo que nos rodea y, luego, mantener esta curiosidad planteándonos las distintas situaciones como retos a superar, como desafíos de la vida.

Esta sencilla palabra nos invita al divertimento, a la apertura mental y a un cierto orden interior, que ineludiblemente llama a la lucidez o claridad mental, facilitando la consideración y aceptación de lo que hay, junto con su entero (pero nunca al completo) contexto. Cuando percibimos un desafío, nuestra mente se dispone a preparar, cuantos más mejor, posibles escenarios para la acción o distintas formas de solucionar la situación… y ello es el mejor garante para la superación del momento.

¿Cómo empezar? Pues… ¿desafiándonos a nosotros mismos, desafiando nuestro propio  conocimiento?

Read Full Post »

Somos seres inmensamente privilegiados… con grandes potenciales por desarrollar. Y la cosa no va ni de new-age ni de happy-flowers o de happy-hippy. Como dirían en Italia è cosí y punto. Pero nuestro privilegio, además, es doble si consideramos el tremendo lujo, en tanto que posibilidad, de ser -a la vez- el observador y lo observado. Creo que, aunque se habla/escribe/teoriza mucho de/sobre la auto-observación, propiocepción y autoconsciencia, compartimos muy poco sobre sus prácticas y sobre nuestras experiencias con relación a ellas. Me gusta pensar que no hay ningún laboratorio mejor ni más cercano o a mano que nosotros mismos. Creo que esto lo hace más interesante y divertido… y, en consecuencia, activa la atención y la consciencia del momento presente (el aquí y ahora).

Más beneficios de ese estar presente aquí y ahora que, dicho sea de paso,  deberíamos ejercitar mucho más a lo largo del día:

Si nos vemos como un laboratorio o como un juego de construcción de los de antaño, tipo lego (¡más lúdico y más presencia/entrega al ahora!), el nivel de expectativas baja, reduciendo los niveles de tensión y ansiedad, y, al aumentar la distancia entre el uno-mismo-actuando y el otro uno-mismo-observando, se dispara la curiosidad y aumenta la capacidad de atención.

También puedes darte cuenta del tipo de pensamiento que estas generando y experimentar o probar, desde la reflexión y la consciencia (o sea: sin automatismos),  con diferentes herramientas cognitivas y observar sus resultados… a veces realmente esclarecedores.

Ayer tuve un momento de estos en los que podemos experimentar los grandes beneficios de la auto-observación. Llevo casi tres meses con mucha tensión por temas de índole familiar y con una agenda muy apretada de compromisos y colaboraciones. El sábado fue un día extremadamente duro para mí y después una semana a un ritmo frenético que siguió hasta ayer… un día en el que, debido a múltiples y variadas causas, superé los índices de tensión. Hacía calor y de repente me sentí muy cansada… Me fui a la ducha y, supongo que debido al agotamiento, rompí a llorar desconsolada.

En aquel preciso instante me di cuenta de que había una excelente oportunidad para observarse desde la distancia…

¿Por qué todo tiene que ser tan duro y tan difícil para mí?

¿Qué hago mal?

¿Qué es lo que falla en mí?…

Me entretuve unos momentos en auto-observación (por aquello del desahogo) y al cabo de unos minutos apareció ante mí (¡fantástico el recurso de la memoria!) el Mapa de la Elección o “Choice Map”, de Marilee Adams.

Podía elegir entre quedarme en la ruta del juez/víctima o tomar el camino del eterno aprendiz… simplemente debía cambiar la pregunta…

¿Qué he aprendido a lo largo de todo este proceso? y elegí seguir jugando, aprendiendo y divirtiéndome con la vida.

Cambio instantáneo: he visto y constatado los aprendizajes, he salido reforzada y con la ilusión renovada hacia la cuenta atrás: ¡el lunes nos vamos de vacaciones!!

¡Felices vacaciones a todos!

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: