Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 20 enero 2014

Así, en gerundio, evocando un tiempo floreado, primaveral, danzando aromas verdes en el aire… ¡Ah, que no es geranio, mamma mia, cuánto echo de menos estos olores!

Pues de esta manera voy y estoy. Viniendo, regresando poco a poco. Intentando situarme en la realidad presente una de las posibles, y confiando en que pronto puedan volver a fluir un poco de creatividad e ingenio. Mucho tiempo sin escribir (demasiados traslados y ocupaciones de por medio) y muchas ganas de hacer algo que me llene. Tiempo al tiempo.

Hace unos pocos días me decían que era afortunada. Es cierto, lo soy. Y así empecé el año, agradeciendo (y deseando que sea un poco más tranquilo que el anterior). Dando las gracias a todo y a todos: a lo ocurrido a lo largo de 2013, a cómo hemos resuelto cada uno de los embrollos creados, al entorno, a la tierra, generosa como solo ella sabe, a las enseñanzas y a cada uno de los maestros y maestras, descubiertos tambiénen el tomillo, las rocas y los caminos… a la magnifica respuesta y acogida de nuestros convecinos (¡tanto, tanto cariño!), a la ilusión reflejada en tantos rostros, a la ayuda recibida, a la comprensión, aceptación, respeto… a la belleza que voy encontrando… así, todavía en gerundio, porque sigo creando esa, mi historia… amando el instante, saboreándolo como he aprendido a hacerlo, callada, en silencio.

ImagenNo puedo decir que haya vencido la nostalgia, ni mucho menos. Fui poseída por un lugar. La tierra me tomó. Soñaba aventuras con lobos blancos y la encontré. A ella. A Zury. Grande, poderosa, color nieve, necesitada de libertad, cariño, cuidados y respeto. Anhelaba soledad y allí estaba: tras las puertas al paraíso, escondida entre árboles, en las faldas de una hermosísima serrana. Quería conocer las estrellas y me encontré inmersa en la Vía Láctea. El cielo más increíble, por límpido, casi exultante, el silencio más profundo…

¿Proyectos para 2014? A ver si este año consigo escribir con cierta regularidad, sin sobresaltos ni interrupciones de esas que te apartan durante largo tiempo. Curioso: desde los 8 hasta los 22 años escribiendo como una posesa. La maternidad y la lucha por la supervivencia me alejaron del oficio de juntar palabras hasta los treinta y pocos, cuando después de la explosión nos trasladamos a Piera, en el campo. Allí retomé la escritura con más fuerza, animada por mi primo y su amigo Roberto Bolaño un lector cero de honor al que nunca llegué a conocer: más agradecimientos y me dediqué a dar forma a unos cuantos relatos, cuentos… y locuras varias. Luego, recién cumplidos los cuarenta, otro giro de la vida me hizo abandonar la fantasía, publicar mi primer libro, “Alcanzar la Esencia” (una cosa rara que a lo mejor algún día rehago por completo), y volcarme de lleno en la elaboración de manuales, al estilo ensayístico y a publicar artículos en revistas… así, hasta hoy.

Pues eso, con muchas ganas de escribir algo fantasioso donde pueda también plasmar una serie de ideas que me rondan desde hace tiempo (puede que necesite ayuda para este proyecto). Ya veremos, primero habrá que darle forma… y, lo más importante, seguir regresando, pues volví para quedarme.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: