Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 octubre 2012

Infoxicación. Estoy muy infoxicada. La cabeza me bulle, quiero estar en muchos lados a la vez y me he tenido que dar el alto. ¡Slow, baby, slow! ¡Dale al pause!

II

¡Ahí! Con menos bullicio mental, a ordenar las ideas. Ok. Estamos en otoño, mañana empieza noviembre y es festivo. Has acabado el trabajo. Tómate un relax, please. Ordena por prioridades, que incluso los momentos de ocio son priorizables.

Mañana es el de los muertos. Recuerdo que, de pequeña, íbamos a merendar castañas, boniatos y panellets en casa de mis abuelos paternos y la emoción de escondernos en las inmensas alhacenas empotradas que había a lo largo del pasillo de aquél enorme piso al inicio de la calle Aribau de Barcelona, al lado de la Universidad. Y fui testigo de cómo, poco a poco  aquella merienda del primero de noviembre se convertía en otra verbena —¡cómo nos gusta la noche!— hasta convertir-se en la fiesta de la castanyada que hoy se celebra la última noche de octubre.

Y, este año, gracias a un fantástico grupo de amigos encontrado en Facebook, todos amantes de el oficio de juntar palabras, lo he vivido con un poco más intensidad que en años anteriores. (Resulta fantástico esto de, por un lado, jugar con tus nietas y, por el otro, sentir que todavía hay tantas tonterías con las qué divertirte y pasarlo bien.) Total: que vamos de cena y castanyada a casa de un hermano para juntarnos unos cuantos y pasarlo bien. En ello estoy —y con ganas de pintarme la cara en plan tétrico para darle, primero, uno spavento a Anto, mi marido, para luego presentarme a la fiesta con el mismo maquillaje— cuando choco, una vez más, con la inercia tradicionalista: la castanyada, me dicen, es la fiesta del otoño y lo del Halloween es un invento americano. O lo uno o lo otro. ¿Y por qué no los dos juntos?  ¡Claro que sí! ¡Lo uno y lo otro!

Miro en el facebook y encuentro unos hilos en los que me gustaría participar, en cuatro grupos distintos (Club de Lectura de “El Hombre de Grafeneck”, Economía del Bien Común. Reforma Federal y NaNoWriMo), con debates muy interesantes… y me acuerdo de mi yerno que ha abierto otra reflexión sobre la publicidad, en la que me apetece un montón meter baza… Y recuerdo que hay que hacer los panellets, comprar, y preparar la cena para llevar… Y que quería escribir un post sobre las elecciones catalanas y la manipulación de los partidos y de Mas (jejeje…)… y de aquí a la infoxicación, un paso. Desbordada.

El resto ya lo sabéis: la cabeza que bulle, la orden de slow, la frenada… y, de sus polvos, este post. (El del Mas se pospone, pero ya caerá, ya…)

Hay tiempo para todo. Hoy toca celebrar la muerte y la vida. Y, como el panorama está muy chungo, vamos a reírnos un rato y ya nos pondremos serios en otro momento.

¡Ea, que hay mucho que hacer!

¡Feliz noche/día de muertos, felices castañas y dulce varios, feliz jalogüín, como dice mi querida y admirada Gusa, de Paraíso4, y recordad: ¡somos mortales y vivimos como inmortales! (¡que alguien me explique cómo se come eso, plis!).

Anuncios

Read Full Post »

When spiders join their webs, they can kill a lion.” Cuando las arañas unen sus telas, pueden matar un león. Ese viejo proverbio etíope, descubierto a través de Anytime Anywhere Tours hace poco más de un año, ejemplariza el poder que pueden llegar a tener unos seres, en apariencia diminutos y frágiles, cuando unen sus fuerzas.

El movimiento #GlobalNoise que ha recorrido el planeta de un extremo a otro hace apenas unas horas, el Blog Action Day de hoy, y las miles de iniciativas colectivas que emergen y crecen a diario, multiplicándose de forma exponencial, son una buena muestra de ello. La sociedad occidental y su viejo sistema capitalista se retuercen en su agonía, intentando arrastrar consigo todo lo que pillan al paso. Amigos, asistimos —en vivo y en directo— a la caída del imperio que más ha durado, el más oscuro, el menos transparente y más cruel y sutil de todos los tiempos: el de la barbarie que nace de la ambición individual o beneficio de unos pocos a costa de la gran mayoría.

El Poder de la Mayoría Silenciosa

Hemos descubierto el poder de la unión y, ahora que sabemos que juntos podemos, hemos dicho basta. Quizás muchos todavía no se hayan enterado y es probable que los que mueven los hilos todavía no lo sepan y sigan riéndose —cual hienas— de lo fácil que les resulta manejarnos. Que rían, que nos den las gracias, que piensen que solo hay que vigilar a los que se manifiestan. Que sigan en la inopia y no se enteren, mejor, así su sorpresa será mayúscula. El cambio es lento, sí, y no importa, ya que de esta manera nos preparamos, asegurando el éxito y que no haya vuelta atrás.

Este Blog Action Day, es un claro indicador de que las formas de lucha han cambiado, de que muchos hemos descubierto de que hay maneras más eficaces de combatir que saliendo a la calle a plantarles cara: los campos de batalla y las viejas armas, señores, están desapareciendo. A lo que hay que temer ahora (que tiemblen) es a la mayoría silenciosa. Sí, esa a la que Rajoy y tantos otros aplauden. Que aplaudan, jejeje…

No olvido aquellos jóvenes raperos que se plantaron, hace ya muchos años, ante las cámaras de la sede de Nike, ni lo que les dijeron apuntando con los índices: «nosotros os hemos levantado y nosotros os podemos tumbar si no dejáis de utilizar mano de obra infantil de inmediato.»

Según Lorenz, uno de los precursores de la teoría del caos, pequeñas acciones y actos en apariencia minúsculos, pueden derrumbar un imperio. Y esto es lo que está ocurriendo.

Cada vez son más las iniciativas destinadas al bien común. Cada vez son más las personas que despiertan y deciden cambiar hacia una forma de vida más ética, sostenible, responsable y comunitaria. Los movimientos cooperativistas y las redes de intercambio crecen de forma exponencial y se fortalecen con nuevas formas de hacer, ser y estar. No es una moda como algunos podrían pensar, no, es una emergencia: una consecuencia lógica surgida del caos individual y nihilista al que nos había empujado este sistema salvaje —enriquecerse sin mirar a costa que qué ni de quién— del consumo por el consumo. Y con un consumo responsable, se acabó la riqueza para ellos.

«Los perjuicios afectan a las personas, los beneficios a los grupos. Es la hora de que salgamos de esa dialéctica romántica del vis a vis y consigamos desplegar las potencialidades de los grupos. Aquí está nuestra fuerza, en las relaciones individuales nuestra debilidad.» Éste es un comentario encontrado el sábado en Facebook[1] que sirve como muestra de lo que está ocurriendo.

Hace pocos días supe del nacimiento de una magnífica iniciativa: Mother Leader / Madre Líder que está creando una web/movimiento internacional para facilitar herramientas a través de seminarios gratuitos on line, a razón de uno por semana, y contribuir al cambio social. Su objetivo: llegar a 10 millones de mujeres de todo el mundo en 10 años (intuyo que lo conseguirán en menos tiempo). Necesitan 1000 fans en una semana para conseguir algún tipo de patrocinio. ¡Ayudémosles!

Otra iniciativa que he tenido el privilegio de conocer: Design for Change , impulsado por Kiran Bir Sethi, una madre que —preocupada por el tipo de enseñanza que recibía su hijo— decidió montar una escuela en la que se potenciara la creatividad y la intervención de los niños en el diseño de su propia sociedad, en sus inicios, para ir luego más allá convirtiéndolo también en un movimiento basado en intervenciones estratégicas en escuelas de todo el mundo que, hasta la fecha, ya ha alcanzado a más de 25 millones de niños. Os invito a entrar también en Design for Change España para conocer sus intervenciones en las escuelas de nuestras país. Otra iniciativa que arrasa en los 5 continentes y que empezó en el ámbito de las empresa, es la del Teaming: 1€ al mes para apoyar la causa que elijas. Cada vez son más las empresas que destinan parte de sus beneficios al bien común y a estas son a las que debemos apoyar.

¿Qué podemos hacer para aumentar el Poder del Nosotros?

Dejar de consumir productos y servicios “contaminados” por la ambición y la irresponsabilidad. Todos aquellos que provengan de multinacionales y sociedades opacas que sólo buscan el enriquecimiento de unos pocos a costa de la explotación y la devastación… y ser implacables en ello.

Retirar nuestros fondos, ahorros, nómicas de los bancos sucios y apoyar el nacimiento de bancas sociales, éticas y transparentes.

Unirnos a movimientos cooperativistas y de intercambio de bienes.

Apoyar las iniciativas sociales que colaboren, de forma responsable, cuyo objetivo sea ayudar a los más castigados por las injusticias de los que hasta ahora han ostentado el poder.

Dejar de votar a los partidos que favorecen este tipo de sociedad (desgraciadamente casi todos).

Participar de forma activa, a través de movimientos asamblearios populares, de nuestros blogs y de las mil y una formas posibles, en la emergencia de gobiernos populares, más demócratas, igualitarios y fraternales, que fomenten el respeto, la libertad y la autonomía de los individuos para que, sumando potencialidades, descubramos el inmenso poder del “nosotros”.

Y como este es un día para la participación y la suma, os invito a que aportéis y compartáis, a través de comentarios en este post, iniciativas que conozcáis, ideas para el cambio y todo aquello que se os ocurra[2] para seguir incrementando esta imparable fuerza que nos une

Hoy es el día del Power of We, animaros a participar y ayudadnos a divulgarlo. ¡Gracias anticipadas y que tengáis un gran día! ¡Va por todos!

 


[1] a Francisco Traver: ¡gracias por compartirla!

[2] Los tiempos han cambiado y, con ellos, también las formas, por lo tanto quedarán automáticamente excluidos aquellos comentarios que aporten “más de lo mismo” como solución: nada de incitación a la violencia. Esta es la fórmula que se ha usado desde siempre y —ahora— ya sabemos que no funciona. Creatividad e imaginación.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: