Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 abril 2012

Indignante muestra de la incompetencia y desfachatez de algunos de nuestros políticos, pagados con nuestros esfuerzos para que luego se comporten de forma tan insultante…

Transcribo al castellano -para que todos podamos entender en manos de quiénes estamos y a quiénes estamos pagando- el diálogo habido en las intervenciones en la comisión de políticas de juventud del Parlamento de Catalunya, entre el Consejero de Empresa y Ocupación, Francesc Xavier Mena; el Secretario General del Departamento de Empresa y ocupación, Enric Colet y el Portavoz Nacional de las JERC (Joventuts d’Esquerra Republicana), Gerard Gómez del Moral:

Enric Colet: Los que tenéis que cambiar las circunstancias que nos han llevado a esta situación actual sois vosotros. Aquí hay muchas cosas que no funcionan, y alguien las tiene que arreglar. Y claro, si esperáis que las generaciones anteriores a la vuestra, aquellas que lo han estropeado, arreglen la situación, estamos listos.

Gerard Gómez del Moral: Es evidente que los jóvenes podemos producir más, producir como los noruegos, pero no lo haremos en las condiciones de los chinos. Por lo tanto, si queremos producir más, avanzar, hagámoslo en unas condiciones laborales…

Enric Colet: No consideramos a los jóvenes una especie a proteger, no necesitan protección.

Gerard Gómez del Moral: ¿Que no necesitamos protección? Yo creo que sí, y creo que mucha. Tal vez usted cree que los mercados se regulan solos. Hay gente que lo cree, y esto ha generado que el paro caiga mas acentuadamente sobre la juventud, ha generado que los índices de temporalidad sean mayores entre la juventud, ha generado que los sueldos más bajos se paguen a la juventud, y por lo tanto es una evidencia que los jóvenes necesitan más protección que el resto. Una evidencia, solo por las cifras, así que por esto pedimos al gobierno catalán que actúe para defender las condiciones de los jóvenes.

Enric Colet: Los jóvenes indignados, que creen empresas. Esa es una buena forma de que se les pase la indignación y que transformen la sociedad

Gerard Gómez del Moral: Si hay indignados es porque hay un paro galopante, porque los servicios sociales y el estado del bienestar se están reduciendo cada vez más. Si el gobierno quiere que haya menos parados, que actúen de forma determinante sobre el paro, que actúen para defender el estado de bienestar y seguro que los indignados se reducirán.

Francesc Xavier Mena: A veces es tan sencillo como tener una experiencia vital en el extranjero, por ejemplo, sirviendo cafés en Londres… para ganar fluidez con el inglés. Aquí estamos en una comparecencia y no podemos adoptar esta dinámica, pero me gustaría que aquí levantara la mano quien tenga suficiente fluidez con el inglés. Porque si no lo tienen, cojan el primer vuelo a Londres… y a servir cafés.

Gerard Gómez del Moral: Si antes estaba preocupado, ahora lo estoy mucho más. El consejero de empresa y ocupación nos ha dicho textualmente a los miembros de la comisión de políticas de juventud y por lo tanto, a la juventud catalana, que cojamos el primer vuelo a Londres y… ¡a servir cafés! Textualmente. Y, en segundo lugar, el señor secretario de este mismo departamento, con un 50% de paro, ha insistido en que no se necesitan medidas concretas de protección para los jóvenes. Lo único que diré, por favor, es que si no se ven capaces, se retiren y dejen paso a quienes quieran arreglar las condiciones laborales para los jóvenes y a quienes quieran frenar el paro que tenemos. Si ustedes no se ven capaces, dejen paso a quienes sí que se vean capaces.

 

Read Full Post »

Comentaba en mi post anterior que había que cambiar muchas cosas en nuestro país, expoliado y maltratado hasta la saciedad por políticos, instituciones y otros seguidores de prácticas obsoletas. Prometí seguir hablando de ello, desde la ingenuidad del que sabe que no sabe. En eso estábamos, cuando va y se nos tropieza el rey estando de safari en Botswana con la intención de cazar elefantes… justo pocos días después de que el mayor de sus nietos, con sólo trece años, se disparara al pie con una escopeta de caza.

Nací en Catalunya, pero no soy ni independista ni republicana, aunque tampoco soy monárquica… lo que me hace pensar de debo ser una especie de rara avis en vías de extinción. Las monarquías, todas, me parecen instituciones obsoletas, propias de las épocas más oscuras, como en el Medievo de las tristes prácticas feudales. He dicho que tampoco soy republicana: tengo muchas dudas sobre la necesidad de montar otro gran aparato-institución que sólo sirva para el holgazaneo y engorde de otros cientos de políticos-chupópteros más. Por esta razón, entre otras, decía que había que repensar el modelo. No me gustan nuestras instituciones y los que las mantienen. Son viejas y siguen con sus viejas maneras y formas de hacer. Son corruptas, están vacías de sentido y sólo miran por sus propios intereses: mantenerse y engordarse, aun a costa de empobrecer el país. Es lo que siempre se ha hecho y, si no le ponemos remedio dando una buena sacudida para romper la inercia, es lo que se seguirá haciendo.

España está vieja… y los cuerpos viejos se corrompen. España está llena de dinosaurios que se dedican a la gestión (¿?) del país. También podemos observarlos -con su cuello alargado de tanto mirar por encima- agarrados a unos sillones que se resisten a abandonar, en multitud de empresas, organizaciones, instituciones, sindicatos y entidades financieras: son los defensores de las viejas prácticas, los “de aquí no nos moverán” aunque se hunda el país; son los que están impidiendo que nuestros jóvenes, altamente preparados, inyecten oxígeno en forma de creatividad e innovación en nuestra agonizante sociedad del bienestar (¡para unos pocos, claro!).

Esto es insostenible, amigos… y así nos va. Miles de políticos y altos cargos públicos: jefe del estado, presidentes y vice-presidentes (del gobierno central, autonómicos, regionales…) ministros y consejeros, diputados, senadores, secretarios generales, asesores y otros… cobrando sueldos (¡algunos vitalicios!) astronómicos -y de vergüenza- por un mísero empeño; miles de directivos (altos, medios, bajos…) en nuestras empresas y bancos, blindados en sus vitrinas doradas sólo por seguir y mantener las viejas prácticas y las corruptelas de siempre.

Así estamos, con 5 millones de parados y el rey cazando elefantes… Leí la noticia de su accidente  en un periódico (la he buscado para referenciarla, pero no he vuelto a dar con ella), donde explicaban que el verdadero motivo de su viaje a Botswana era para promover transacciones comerciales con España. Tampoco me sirve ese quid pro quo tan ancestral de yo te compro un safari costosísimo a cambio de que inviertas en mi país o dejes que mis empresas vengan a hacer negocios en el tuyo (que para el caso es lo mismo). Perdonadme, pero esto me recuerda las viejas prácticas (¡todavía al uso!) de tu me firmas este contrato y yo te garantizo una noche excepcional con unas putillas de lujo. No. Ya no. Como tampoco puedo aceptar que WWF España tenga como presidente honorífico a un reconocido cazador (de toda la vida), por muy rey que sea, ni que WWF Global tenga también como presidente honorífico The Duke of Edinburgh (otro que sigue cazando a sus 90 años), o que esta organización, convertida en el feudo de una nobleza parasitaria empeñada en preservar sus cotos de caza, ahora nos venga con remilgos. ¿De qué vamos? ¿Por quién nos tomáis?

Propongo unas cuantas ideas locas (no nos costarán mucho, puesto que el trabajo ya está casi  hecho): salirnos de la zona euro, recuperar las fronteras, recuperar el real (como moneda) y trajes regionales; hacer obligatorio el uso del palillo pegado en la comisura lateral de los labios; cubrirnos las cabeza con mantillas, redecillas, peinetas, boinas, barretinas, sombrero calañés… calzarnos de nuevo las albarcas y las espardenyes… y tumbarnos a la sombra, a esperar que vengan los turistas y paguen por vernos.

Porque a ver… ¿qué nos falta para convertirnos en un país-parque-temático?  Muy poco: ya somos vasallos de una casta, cuya nobleza nos obliga a doblegarnos constantemente y a agachar la cabeza; somos súbditos de un rey con más achaques que luces; somos, desde hace mucho tiempo, adoradores del buey “más-quiero-más”, esclavos de empresarios sin escrúpulos… Sin olvidar el bochornoso espectáculo montado para ver quién se llevará a su terreno el nuevo y suculento Las-Vegas-Spain, para gloria y disfrute de nuestros vecinos europeos.

Nuestra tendencia a vendernos al capital fácil no puede desperdiciar esta ocasión (¡somos los maestros de la picaresca!):

¡Montemos un Jurassic Spain por todo lo alto!: los dinosaurios ya los tenemos. Pero démonos prisa, no sea que a algún desalmado meteorito se le ocurra caernos justo encima y chafarnos el pastel. ¡Quia!

Read Full Post »

Comentaba en un post anterior que la crisis ha terminado, que lo que hubo y conocimos en un tiempo pasado ya no va a volver y que toca empezar a construir un nuevo modelo para nuestro país.

Me atrevo a hacer algunas sugerencias, a modo de reflexión, en tanto que persona de a pie y como ciudadana media sin demasiada idea de política[1], pero con derecho a voz y a voto.

Soy plenamente consciente de que las sugerencias que voy a proponer serán consideradas por muchos como muy ingenuas, pero ya hace tiempo que acepté (¡aunque me costó!) esa ingenuidad como uno de mis principales talentos ;-)… así que, asumo -con humildad- todas las posibles respuestas.

Estos son algunos de los cambios que, según mi opinión, deberíamos empezar a emprender y que iré desgranando en otros post:

1)    Enfocar nuestras empresas (cajas, bancos y entidades financieras incluidas) hacia la Economía del Bien Común (EBC) y erradicar las viejas formas de hacer negocios (aquellas que sólo van enfocadas al propio beneficio)

2)    Cambiar nuestros hábitos de consumo de forma que apoyemos (a través de nuestras compras y con ventajas fiscales) a las adscritas al EBC y castiguemos (con fuertes impuestos y no consumiendo sus productos o servicios) las que sigan con sus prácticas especulativas o enfocadas sólo a su propio beneficio

3)    Apostar por la Banca Ética y responsable

4)    Fijar un salario máximo justo y decente (válido para todos los sectores, incluidos cargos públicos). Existe un salario mínimo interprofesional… ¿en qué momento obviamos el máximo?

5)    Eliminar la especulación financiera… y empezar a considerar la supresión de los mercados bursátiles: sólo promueven ambición, avaricia, corrupción e injusticia

6)    Acabar con la fabricación y venta de armamento y disminuir el peso de los ejércitos, hasta su total eliminación

7)    Eliminar todo tipo de ayudas a Sindicatos, Partidos, Casa Real, Iglesia y… (sé que esta no gustará nada) las dotaciones para producciones Culturales y otros mangoneos que seguramente se me escapan

8)    Repensar y renovar completamente nuestra Constitución, adecuándola a los nuevos tiempos

9)    Eliminar los partidos y las clases políticas y promover listas abiertas de ciudadanos -libres de los intereses partidistas- dispuestos a servir de verdad: queremos ver los currículos y trayectorias de los que nos vayan a representar

10) Castigar duramente todo tipo de corrupción. Transparencia total: el modelo sueco

11) Aumentar los presupuestos para Educación, Investigación, Medio Ambiente y para el sector Social, que atiende a nuestros ancianos, a personas con otras capacidades y a los más castigados por las injusticias de nuestra sociedad

12) Preparar a los parados de nuestro país para que ayuden a promover políticas y campañas de concienciación (ahorro de gastos publicitarios, trípticos explicativos, etc.)

13) Fomentar la economía local, una vida de calidad, tipo movimiento Slow, y penalizar las deslocalizaciones

14) Promover y facilitar una nueva forma de ser más responsable, comprometida, autocrítica, generosa, consciente y coherente con los más altos valores humanos

15) Reducir drásticamente (entre un 70 y un 80 por ciento) el número de políticos y cargos públicos de nuestro país

He dejado en último lugar el punto por el que creo que habría que empezar ya mismo: creo que nuestro sistema político es lo que verdaderamente está ahogando a este país. Me he permitido hacer una tabla comparativa[2], a todas luces mejorable, para que visualicemos la tremenda carga que estamos soportando debido a un estado de autonomías que, en su momento, pudo parecernos muy moderno e idóneo pero que, desde la coyuntura actual, dista mucho de ser sostenible y más, si consideramos la naturaleza arribista de los políticos actuales: terreno abonado para la corrupción y la mafia del politiqueo.

En España, además del Parlamento del Gobierno Central, actualmente con unos 350 diputados, existen otros 17 Parlamentos Autonómicos y 2 Asambleas Parlamentarias (Ceuta y Melilla) que aportan la escalofriante cifra de 1.265 diputados más. No he realizado las cuentas de senadores, consejeros, secretarios generales, gobiernos regionales, diputaciones… todos pagados por nosotros… Una verdadera sangría que nos está debilitando y que, a no ser que actuemos pronto, ni el mejor equipo de la mejor UCI/UVI podrá salvar.

Toca repensar este país y toca hacerlo desde la cordura y desde el mayor respeto hacia todas las identidades que conviven en él. Pero mantener las cosas como están sólo se puede hacer desde el aumento de una deuda que alimenta la corrupción de los mercados y las  entidades financieras, auténticos vampiros y expertos en el arte de desangrar.

Otro botón de muestra. He entrado en la web de la FORTA (Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos)  para ver cuántos canales de radio y televisión (sí, amigos, este medio -también sujeto a las mayores corruptelas- que afortunadamente se halla  en vías de desaparición), a parte de las estatales, Forta agrupa nada más y nada menos que 59 canales.

¿Qué país puede permitirse tanto despilfarro?  ¿En qué mundo vivimos? ¿Toca o no toca un cambio ya mismo?

Y para acabar, una pregunta que no dejo de hacerme desde hace un montón de años… ¿Para qué sirve la carrera de Ciencias Políticas si no somos capaces de repensar nuestro sistema y crear otro que sea verdaderamente sostenible?


[1] Aunque visto lo visto, es evidente que nuestros políticos tampoco tienen demasiada idea de lo que hacen…

[2] Datos tomados de la Wikipedia

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: