Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 agosto 2011

Ayer vi una noticia en el Facebook -de Survival– vía NO HAY TIEMPO QUE PERDER: “Etiopía da tierras a extranjeros mientras miles de personas pasan hambre“. Cuando lees estas cosas tiendes a sentirte mal por la impotencia, por ese no poder hacer nada más que moverla y patalear. Algo me frenó y llamé a mi hermana Olga, que tiene vínculos muy fuertes uniéndola a este país, y le pregunté. Ya había leído la noticia y me la confirmó. Ella conoce muy bien las tribus del Sur, de hecho llevamos algún tiempo ayudando y promocionando a Anytime Anywhere Tours, una agencia de viajes genuinamente etíope (lo habitual es que estén vinculadas a países industrializados), dedicada exclusivamente a Etiopía, y conducida por uno de los mejores guías -y persona de gran calidad humana- de este magnífico país, Abraham Abera. Hablamos de cómo podríamos ayudarlos desde aquí y se nos ocurrió una idea, puede que bastante ingenua. No obstante, antes de exponerla, un breve apunte de la realidad de estas personas… algunas de ellas tienen que recorrer casi 40 km para poder abastecerse de agua. Este pequeño detalle basta para entender su fragilidad a la hora de negociar derechos y expropiaciones.

Una forma de ayudarlos a preservar su cultura e idiosincrasia, además de dotarles de más fuerza negociadora, sería promoviendo rutas turísticas hacia las tribus del valle del Omo, de forma que puedan generar ingresos propios. Una anécdota que me contó ayer mi hermana y que pone de manifiesto otra forma de hacer turismo solidario: dos mujeres de Barcelona han pasado un par de semanas por esta zona, habían organizado el viaje con Anytime Anywhere Tours y elegido la forma más solidaria para con el pueblo etíope, evitando los hoteles (que engordan las cuentas de los mismos de siempre), alojándose en pensiones humildes o en tiendas de campaña, contratando cocineros de la zona, pagando cierta cantidad de dinero -siempre simbólica para nuestros bolsillos- cada vez que hacían una foto, comprando productos locales en los mercados… Estas dos turistas solidarias llegaron, además, con un cargamento de material escolar y ropa, así que se pasearon por un montón de escuelas, dejando su pequeña contribución para que las cosas puedan funcionar un poco mejor.

Quizás no podamos parar las barbaridades que suceden (aunque estoy convencida que si nos lo propusiéramos y actuáramos de verdad podríamos conseguir que cambiaran muchas más cosas), pero lo que sí podemos hacer es visitarlos, conocerlos, respetarlos, ayudarlos también directamente y, luego, divulgar su grandeza, su gran hospitalidad, su cultura…

Después de darle unas cuantas vueltas creo que tenemos una oportunidad para hacer algo por ellos, como un punto de luz hacia el que enfocarnos… Y, finalmente, me he atrevido a compartir el enlace junto con una invitación… sumemos fuerzas en su página del facebook  Anytime Anywhere Tours y la de twitter @AATEthiopia y, por último, visitemos su web… contiene mucha historia del país, de sus bellezas y de sus culturas… y puede que nos animemos a emular la estela que han dejado estas dos grandes personas por las escuelas de Etiopía.

Abraham siempre dice: “Enkwan dehna metah!” (damos la bienvenida a todos los visitantes!)

Animaros y divulgadlo, please… Que paséis un feliz día!

Read Full Post »

Libertad, Igualdad y Fraternidad… ¡Qué bellos resultan los valores más representativos de la democracia, vistos así, todos juntitos! Desde que asistí a la charla que Joan A. Melé, impartió en ayuda de AureA’s a finales de junio (magnífica, por cierto ¡gracias, Joan, por la inspiración!), no he parado de darle vueltas al más famoso slogan de la Revolución Francesa… y así, he descubierto que mucho antes de 1789 ya era uno de los lemas más potentes dentro de los círculos masónicos. Una vez más se ponen en evidencia las consecuencias que pueden acarrear la descontextualización, nuestra ignorancia y la falta de comprensión y preparación ante conceptos tan poderosos.

¿Qué entendimos por Libertad? ¿Que cualquiera podía hacer lo que quisiera sin importar a quiénes perjudicara? ¿Libertad de mercadeo o de mercados? ¿Libertad económica para explotar y expoliar? ¿Libertad para abusar, corromper, manipular y dominar? ¿Libertad para que crezca la desigualdad?

¿Qué entendimos por Igualdad? ¿Qué había que eliminar toda diferencia? ¿La entendimos como sierva hipócrita de la Libertad, en tanto que excusa a esgrimir en pos de una supuesta igualdad de oportunidades?  222 años después de la revolución del pueblo frente a la nobleza opresora… ¿Se nos trata de la misma manera? ¿Tenemos las mismas oportunidades? ¿Han disminuido las diferencias?

¿Qué entendimos por Fraternidad? ¿Qué también estaba para edulcorar la salvajería de esa mal entendida Libertad? ¿Golpecitos en la espalda acompañados de un What’s up, bro o un qué pasa tío? ¿Qué en la vida -qué lástima- hay hermanos ricos y hermanos pobres? ¿Qué los hermanos son más hermanos cuanto más parecidos a ti sean?

No pretendo hacer una disertación sobre estos tres importantes conceptos. No es mi cometido. Sólo pretendo invitar a la reflexión, ahora que parece que empiezan a soplar vientos de cambio, (te adelantaste un poco, Bob!)  y exponer de forma muy sintética mi particular visión (sospecho que compartida por más de uno):

Nos equivocamos al permitir que la Libertad lo abarcara todo. La Libertad es una conquista personal que tiene más que ver con la cultura, con el cultivo de uno mismo, sea cual sea su etnia, clase social o credo. Promover la realización y el despliegue de la persona para que pueda ser libre… hasta de sí mismo. Facilitar herramientas para impulsar el pensamiento crítico y complejo. Libertad si, pero en ningún caso puede ir desligada del respeto ni la responsabilidad.

Nos equivocamos cuando liberalizamos los mercados, cuando permitimos que cualquiera pudiera crecer sin mesura ni control. La economía se basa en el intercambio y pertenece al ámbito de las interrelaciones, por lo tanto el valor que le corresponde es el de la Fraternidad. La función de la economía, de las entidades financieras, de las empresas y los mercados, debería ser  la de la distribución y el reparto. Los que más tienen, ceden parte de sus beneficios para que los que tienen menos puedan salir adelante… Y no hablo de ‘ayudas’ o subsidios… no, la cosa va mucho más allá, hablo de coparticipación en el desarrollo social, ya que el objetivo final debería ser acabar con las grandes diferencias. Ellas deberían ser el máximo exponente de la Fraternidad, del entendimiento y, cómo no, nunca desligada del respeto y la responsabilidad.

Por último queda la Igualdad… ¿Cómo entenderla? ¿Dónde ubicarla? La veo no tanto como igualdad de oportunidades, que sí, sino como una pieza clave orientada a eliminar, de una vez por todas, cualquier tipo diferencia jerárquica y que promueva definitivamente la horizontalidad. Todos valemos lo mismo. La ubico en la especie, en el planeta, en una actitud ecológica ante todos y ante todo y, como no podría ser de otra manera, nunca desligada del respeto y la responsabilidad.

En fin… disquisiciones veraniegas. Si te ha gustado y tienes algo que expresar, tu comentario será muy bienvenido. Gracias por la atención prestada y que pases un feliz día! Lourdes

(añado un vídeo que me ha parecido genial… Federico Mayor Zaragoza diciendo verdades como templos…)

Seguís invitados a la participación. Un abrazo again. Lourdes

Read Full Post »

A veces me parece que son muy pocos los que recuerdan que fue en la década de los ochenta cuando la cultura del pelotazo, la del resultado/éxito fácil y cortoplacista recibieron su mayor impulso y un gran juego de alas para subir a lo más alto. En aquel entonces andaba ya por mi segundo -y siempre modesto- proyecto empresarial. El primero, iniciado con apenas 22 años, duró poquísimo y se fue al traste cuando un cliente dejó de pagarme. Éste no me pilló mucho más boyante económicamente hablando… y recuerdo con absoluta claridad el ‘amable’ consejo recibido por una alma caritativa cuando me oyó quejarme de lo poco que ayudaban los bancos a los emprendedores en España: “tienes que tener deuda… si no, no conseguirás nada: cuanto más debes, más vales”. Recuerdo a los empresarios/modelo de la época. Los del yo gano-tu pierdes. Ensalzados, encumbrados, festejados, celebrados… y también derribados, cuando las alas se les desmadraban y empezaban a volar de por libre.

También era por los ochenta, a finales, cuando empezamos a oír las primeras voces llamando a un cambio de cultura empresarial, a otra forma de entender las empresas, las funciones directivas y el liderazgo y, sobre todo, a otra forma de entender las interrelaciones e interacciones. De todo esto hace casi 30 años. Tres décadas para empezar a cambiar… no está mal. Podía haber sido peor. Lentos, pero seguros…

¿Por qué nos cuesta tanto el cambio? Gran parte de esta lentitud es debida a nuestra tendencia a la comodidad, a huir de todo aquello que pueda significar un esfuerzo (ser de los primeros, lo requiere) y esto hace que, a pesar de ver la conveniencia del cambio, esperemos a que sea otro el que empiece. Por supuesto. No voy a ser tan tonto como para dar el primer paso ¿no? Y en este esperar nos siguen acribillando con mensajes (libros, charlas, cursos, talleres, seminarios…) que facilitan fórmulas milagrosas para ganar más dinero y alcanzar el éxito de forma fácil… Gran puerta para que entren todas las dudas. A ver ¿eso de ser una persona socialmente responsable, que considera tanto su propio beneficio como el de los demás, que tiende a un downshifting responsable, simplificando de forma voluntaria sus necesidades y armonizando su vida… no será un rollo tipo flower power, verdad?

Soy coach y una apasionada del coaching grupal y de equipos. A veces me cuesta decirlo, puesto que últimamente está apareciendo un tipo de coaching que, lejos de ser una herramienta o puente para el cambio, se está enfocando y afianzando  hacia el mantenimiento de aquellos viejos modelos que vuelven a recordarnos la engominada cultura del pelotazo y los resultados cortoplacistas. Que conste que no voy en contra de los buenos beneficios o resultados empresariales, para nada. Simplemente  creo que hay que cambiar este sistema perverso que promueve el enriquecimiento y ambición sin límites, que no conoce mesura ni reconoce el valor de las personas ni del planeta que nos acoge. Hay que hacer las cosas bien, con mucho respeto, impregnando todos y cada uno de nuestros actos de responsabilidad -individual y social- y ética. Creo que deberíamos tener siempre presente que hay mucho margen de mejora y mucho todavía por evolucionar, cualquier gesto o acto, por pequeño o individual que  éste sea, significará un paso hacia adelante, un ligero avance hacia el cambio.

Ayer por la mañana leí un artículo muy interesante de Manuel Castells llamando a una reflexión sobre la crisis y el sistema; por la tarde, Alicia Pomares me recordó, con gran arte, cuánto talento estamos desaprovechando y, ya de noche, vimos por segunda vez la magnífica película “Océanos” de Jacques Perrin y Jacques Cluzaud (2010)… Escribir sobre el ego, leer esas voces críticas llamando al cambio y a la responsabilidad… y luego impregnarte de tanta belleza con esta excepcional película, creedme, resulta realmente conmovedor y vivificante…

No veo otra forma de acabar más adecuada que con el comentario posteado hoy en facebook: “Imposible describir el sentimiento que te llena cuando termina. Se me ocurre que una de las posibles formas de transmitirlo es a través de este tema de Brian Eno y David Byrne ‘Home’. Nuestro planeta, nuestro hogar, es maravilloso… Cuidemos de él y de todos sus habitantes, please”

Read Full Post »

¡Uf! ¡Qué descanso cuando das con la solución!

Después de haber pasado unos días liada buscando soluciones tecnológicas para poder incluir una serie de encuestas en el libro que se está gestando, parece que ya he dado con ella… a través de wufoo

Así que, ya tienes otra manera de colaborar en él… a través de los comentarios en el blog y a través de las encuestas que iré subiendo.

Aquí tenéis la primera encuesta.

Mil gracias por vuestra colaboración y que sigáis con un feliz verano!

Lourdes

 

Read Full Post »

Puede que algunos consideren extraño el hecho de dedicar el período vacacional al trabajo… puede que incluso lo sea, pero lo cierto es que, desde hace más de treinta  años -salvo en contadas ocasiones- acostumbro a dedicar este período también a trabajar, aunque siempre en la actividad que más a gusto realizo: escribir.

Este año emprendo un nuevo proyecto. Un libro que hablará del ego, del valor y de la autoestima. Y, como ya sucedió con “Menos Lobos”, me gustaría poder contar con la participación de todo aquél que desee aportar su opinión sobre estos temas… ¿Cómo? Muy fácil: respondiendo a las preguntas a través de los comentarios en este blog… ¿Empezamos?

Sobre el ego:

¿Qué sabes sobre el ego? ¿Cómo lo definirías? ¿Cuáles son sus características principales? o ¿Cómo podemos reconocerlo?

Sobre el valor:

¿Qué significa ‘valor’? ¿Qué nos hace valiosos? ¿Qué es lo más valioso para ti?

Sobre la autoestima:

¿Qué sabes sobre la autoestima? ¿Cómo la definirías? ¿Cuáles son sus características principales?

Y ya, para acabar, una última pregunta:

¿Qué te sugiere el lema publicitario de una conocida firma de cosméticos, qué es lo primero que te viene a la cabeza cuando oyes “porque yo (tu/nosotras) lo valgo”?

Estáis todos invitados a participar, sin distinción de género, edad o cultura, y os invito a hacerlo con generosidad, sin miedo a enrollaros.Vuestras opiniones y comentarios serán muy valiosos para mí a la hora de definir los temas más relevantes a tratar y, por ello… ¡mi más profundo agradecimiento a todos por anticipado!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: