Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 febrero 2011

Hay esfuerzos que pesan más que otros, pero lo que marca la diferencia es el ánimo con que los afrontas. Descubre la mejor manera de hacer frente a los retos cotidianos y potenciar tu autoestima… Nueva colaboración con NA Magazine… El Peso del Esfuerzo

Read Full Post »

Época de cambios y convulsiones.

Los mercados financieros se agitan zarandeando el entorno empresarial, de la misma forma que la tierra nos sacude cuando un exceso de agua dulce presiona las placas tectónicas. Momento de fusiones, adquisiciones, reestructuraciones, reorganizaciones, recortes y, conviene recordarlo, momento también para miedos, incertidumbre, desconfianza, inseguridad… Cuando no existe cultura de adaptación al cambio, y nuestras empresas no la tienen, éste se vive mal. El ¿qué pasará conmigo? y todo lo que conlleva, se instala en nuestro interior y la motivación y el desempeño bajan en picado.

En épocas convulsas tendemos a ver las empresas como entornos problemáticos. ¿Qué ocurre si empezamos a verlas cómo espacios de posibilidades, como libros abiertos todavía por escribir? ¿Cómo nos iría si, en vez de resistirnos a la crisis, aceptáramos su aviso urgente de cambio? Toda resistencia implica sufrimiento añadido. ¿Para qué alargar más la agonía?

Retomemos la analogía de las placas tectónicas. Venimos de un modelo de aguas dulces: un sólido mundo hecho de helados, golosinas y vida fácil. Pero éste no es un mundo sostenible y ya ha empezado a derretirse, de la misma manera que lo hacen los polos, y al presionar en los puntos más frágiles, aquellos que -por excesos y desproporción- no encajan, se activa el efecto dominó que sacude al resto de la sociedad.

Los Entornos Apreciativos dan Vida a las Empresas

Los viejos modelos ya no funcionan, por falta de responsabilidad, de ecología social y por poco inteligentes. La buena noticia es que ahora es el momento de empoderarnos para los nuevos tiempos y ver a nuestras empresas y organizaciones como entornos de personas con gran potencial para el cambio. Ésta es la propuesta de los estudios científicos más sólidos sobre la transformación en las organizaciones: ha llegado el momento de empezar a dialogar y construir entre todos.

La Investigación Apreciativa de la Case Western Reserve University, creada hace tres décadas por David Cooperrider y Suresh Srivastava, es una de las mejores herramientas experimentadas para acometer grandes transformaciones, como las que se necesitan en los procesos de fusiones y adquisiciones.

A través de la IA (AI en inglés) podemos implicar desde pequeños grupos a unos cuantos miles, con una duración que puede ir desde unos días hasta un año. El proceso, que consta de cinco etapas -definir, descubrir, soñar, diseñar y vivir- hilvanadas a través de diálogos apreciativos, alcanza su punto álgido en la tercera fase, momento en que los participantes construyen una potente ancla motivacional en forma de sueño colectivo.

Al final de una Appreciative Inquiry las empresas están más vivas que nunca: llenas de personas motivadas y comprometidas, que interactúan y se interrelacionan desde y para la excelencia. Cuando las piezas encajan y concuerdan, la solidez y contundencia de la estructura fundamental queda fuera de toda duda, y sólo nos queda construir y crear a su alrededor, de forma colaborativa y con el máximo respeto hacia la sociedad que nos acoge.

Artículo (de Lourdes Tebé bajo licencia Creative Commons) publicado en la colección empresarial de julio 2010 (pág.67), por NA Magazine

un momento de la IA

Read Full Post »

Otra colaboración con NA MAgazine…

El Mundo de las Ideas Irracionales

Feliz fin de semana a todos!

Read Full Post »

Quizás suene un poco heavy ese ‘a través de las dificultades hacia las estrellas’, pero es justo lo que siento en este instante y… qué queréis que os diga, me encanta como suena esta frase, que tantas veces oí en boca de mi suegro Carlo y que todavía me repite alguna que otra vez su hijo, cuando me ve peleando con textos, estudios y, sobretodo, con la tecnología… El esfuerzo y la dificultad, de las que tanto huimos, son justamente las responsables de nuestro empoderamiento y capacitación; el camino que hay que degustar para llegar a alguna parte. Esas estrellas o éxito que alcanzaré cuando consiga, entre otras cosas, manejarme con total frescura y casi automatismo por el Twitter…

He desconectado un rato del trabajo sobre la Complejidad y he entrado en la red para familiarizarme un poco con esa nueva, para mí, herramienta. Me parece fantástica (vaaale: soy una entusiasta de las nuevas tecnologías, lo confieso, aunque a veces me cueste manejarme con ellas), sobre todo cuando intuyo esa fuerza imparable que emerge de las Redes Sociales… Algo que parece que ya intuyó el fantástico Isaac Asimov en 1988 (el año en el que monté mi primera empresa… uff, cuánto ha llovido!).

Hoy me siento muy feliz y creo que buena parte de culpa la tiene esta red de redes y las magníficas personas que me rodean, repartidas por todo el territorio español. Hace un momento, he entrado en Linkedin (¡hacía tanto!) y me he reencontrado con Emilio Márquez, al que no conozco en persona pero que siento muy cercano, siempre dispuesto a echar una mano, y que también sabe de esas asperezas de la vida y de las estrellas que se alcanzan cuando las vamos superando…

¡Cuánta buena gente dispuesta a ayudar! Eso me recuerda los malentendidos que hay alrededor de la bondad y como no tengo otra forma de corresponder que no sea a través del teclado… ahí va algo que llevo años compartiendo por las empresas y con los pacientes y entusiastas asistentes a mis charlas y cursos… en forma de un artículo que escribí para Salud Vital en el año 2006 (he reducido un poco la longitud, lo podéis descargar entero en la web epoche: artículos)

¿Buenas Personas?

Llamamos buenas personas a aquellos que no tienen nunca un no, a los que aguantan lo que les echen, tratos indignos incluidos, a los que nunca reclaman o a los que callan y otorgan, a los que consienten, a los que ‘se sacrifican’… Pero ¿son, en verdad, buenas personas?

Excelente, bueno, mediocre, malo, pésimo… son los adjetivos que acostumbramos a usar cuando queremos aludir a la calidad de algo. O sea, que cuando decimos que algo es bueno, lejos de lo que nos pudiera parecer, no estamos diciendo que ese algo sea ‘santo’, sino que tiene un buen grado de calidad. Y tanto la bondad como la maldad pertenecen a esa misma categoría: a la de la calidad.

La calidad de las personas y de las cosas, tienen los mismos medidores, veamos pues algunas de las cualidades que podríamos exigirle a una buena máquina (producto, servicio…) que deseemos adquirir…  un coche, por ejemplo:

  • potencia: impulso, fuerza, resistencia…
  • seguridad: fiabilidad, flexibilidad, firmeza, capacidad de adaptación y de respuesta…
  • comodidad: confort, espacio, adecuación…
  • elegancia: discreción, armonía, cumplimiento holgado…
  • ecología: consumo moderado, optimización de recursos y materiales…
  • garantía: confianza, soporte, mantenimiento, atención, presentes y futuras…
  • inteligencia: capacidad para relacionar y conjugar conocimientos con el objetivo de ofrecer las mejores soluciones… (la inteligencia en este caso no se la pedimos a la máquina en sí  sino a los que la han diseñado)

Las personas buenas de verdad saben decir no cuando toca, no son débiles, puesto que conocen sus puntos más frágiles y se los trabajan: afrontan con valor las situaciones más difíciles y las superan. Se respetan y extienden ese respeto hacia el otro, no consienten tratos indignos ni para ellas ni para los demás, reclaman cuando tienen que hacerlo y no se callan ante las injusticias. Saben hacia adónde se dirigen (han elegido su camino), cultivan valores humanos, son maduras, enteras y ello es, precisamente, lo que las convierte en personas de valor, en buenas personas, en personas íntegras.

La integridad o enteridad (por personas ‘enteras’) se expresa cuando coinciden, entre otros, los valores: rectitud (sentido, dirección, coherencia…), ecuanimidad (equidad, equilibrio, justicia, serenidad…), honradez (dignidad, consideración, miramiento, atención…), firmeza (fuerza, consistencia, estabilidad, solidez, seguridad…), elegancia (austeridad, desenvoltura, gracia, discreción, delicadeza, estilo, respetabilidad…), fiabilidad (confianza, capacidad de respuesta, responsabilidad…), humildad (flexibilidad, adaptabilidad, interés hacia el aprendizaje constante, sentido del humor…)

Las 12 “C” (de Calidad) de la buenas personas

  1. Capacidad: se enriquecen y amplían su capacidad a través de la formación y el aprendizaje continuados
  2. Carácter Elegido: deciden cómo quieren ser, eligen su comportamiento y sus propios valores
  3. Claridad: son claros y transparentes porque conocen el peligro de los malentendidos (que ocurren en el 95% de los procesos comunicativos)
  4. Comprensión: abrazan, rodean por todas partes la cosa hasta alcanzar su entendimiento, que aprehenden y aplican en sus relaciones
  5. Compromiso: se responsabilizan, se obligan al cumplimiento de aquello que han decidido
  6. Comunicación: comparten, atienden, se interesan, escuchan y se expresan sin juicios previos ni condicionantes
  7. Confianza: confían, de manera razonable, en sí mismos y en los demás; no defraudan, cumplen las expectativas o aquello que se espera de ellos
  8. Conocimiento: entienden, saben, consideran… y hacen, impregnando sus acciones de ese conocer
  9. Consideración: examinan atentamente, tienen por costumbre obrar con meditación y reflexión, reciben y ofrecen atención y respeto
  10. Constancia: son perseverantes y no se detienen a pesar de los contratiempos y las adversidades que les surjan, insisten y se esfuerzan para alcanzar sus propósitos
  11. Coraje: tienen valor, son valientes, actúan con decisión y esfuerzo de ánimo
  12. Coherencia: congruencia entre lo que dicen y lo que hacen, lo que les otorga gran fiabilidad…

Las buenas personas se construyen poco a poco, día a día, como toda buena obra, con materiales de calidad, con un buen empleo de los recursos, con una buena planificación, mucho esfuerzo y mucha ilusión. No pierden tiempo en lamentaciones ni se permiten perturbaciones anímicas, puesto que son inteligentes a la hora de gestionar sus emociones, de la misma manera que no se entretienen en cosas que no valen la pena, porque saben lo que quieren y trabajan muy duro para conseguirlo.

El resultado es que a su lado nos sentimos a gusto, cómodos, sentimos que podemos confiar en ellas, nos sentimos distinguidos con su trato, abrazados por su halo, influenciados por su buen humor, por su ilusión y por su exquisitez y humildad, ya que, al ser conscientes de todo lo que les falta por saber, se interesan, escuchan y procuran atender con la máxima consideración.

“Nunca el hombre parece tan grande como cuando confiesa su pequeñez, ni para nada se necesita más fuerza que para ser humilde” (Concepción Arenal)

Os dejo con el gran Isaac Asimov… Que tengáis unos días excelentes!!

Read Full Post »

Una nueva colaboración con NA Magazine Donde están los Líderes… espero que lo disfrutéis!

 

Read Full Post »

¡Cuánto tiempo sin escribir!

Ando con muchos frentes abiertos y con ganas de ir acabando alguno… En menos de un mes acabaré el Diplomado de Transformación Educativa, con la Multiversidad Real de Edgar Morin, pero también para entonces empezaré a impartir unos cuantos cursos, que ya toca… y ya veremos también cómo sigue el tema de nuestro traslado hacia las tierras extremeñas (primero habrá que vender nuestra actual casa). En fin, año prometedor por aquello de las movidas… y siempre nos queda el consuelo de saber que estamos todos conectados… ¿o no?

Os dejo con un hermoso vídeo:

WWF-México, en conjunto con Ogilvy & Mather México y la casa productora francesa Troublemakers, envía un mensaje visual y sonoro al mundo: “Todos estamos conectados”. Hoy más que nunca las sociedades debemos concienciarnos sobre nuestra interdependencia con la naturaleza. Hoy debemos volver a tejer los hilos. Este 2011, WWF, organización independiente de conservación a nivel global, cumple 50 años desde su fundación y 20 años trabajando en México. Comparte este mensaje a todos tus amigos y pasa la voz porque “Todos estamos conectados”.

Cuidaros mucho, sed felices y hasta este fin de semana!!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: