Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 31 diciembre 2010

Adiós, 2010. Fuiste intenso, mucho, extremadamente duro en algunos momentos y altamente gratificante en otros. Te llevaste a mi padre… pero también me diste la oportunidad de acompañarlo en su recta final, cuidar de él y disfrutarlo a lo largo de once meses… Me despido de ti de la misma forma que me despedí de él: con mucho agradecimiento y calma interior.

Has sido un año lleno de hermosos momentos, de encuentros y relaciones de alta calidad, de muchos, y en algún caso duros, aprendizajes. Te vas con la misión cumplida, dejando la puerta abierta a nuevas y  apasionantes experiencias… Muchas gracias, de corazón, por ese espacio temporal que nos has cedido… puedo asegurarte que el mío ha cundido un montón. Ve en paz y tranquilo… quedarás en nuestro recuerdo.

2011 se va a abrir esta noche como un abanico lleno de posibilidades, de acciones, decisiones, cambios, nuevas estrategias, buenos momentos (de los de calidad), excelentes encuentros y relaciones… y, con estos deseos, abrimos un stand by hasta el próximo año… que hay que preparar la celebración y las copas con que poder brindar… ¡POR TODOS NOSOTROS!

¡Que 2011 sea un año de progreso, del de verdad, y evolución para toda la humanidad!


Anuncios

Read Full Post »

Ya lo decía Susan Sontag… hay que ser un poco nómadas, jugar con la vida, romper con la rutina… y convertirte en un eterno aprendiz.

Os dejo con un enlace a La Contra de La Vanguardia, en la que Kurt Schmidt nos invita a disfrutar del momento y de los aprendizajes de la no rutina…

“Tu felicidad sólo depende de la fuerza que tienes dentro”.

Son tantas las voces que nos indican -una vez y otra- que hay que elegir qué tipo de vida queremos… ¿Cómo es que nos cuesta tanto levantarnos y decidir por nosotros mismos?

El penúltimo post del año 2010!!

Read Full Post »

Hace tiempo que quería escribir algo sobre la inocencia… no como ausencia de culpa sino en tanto que ausencia de malicia, y no se me ocurre mejor fecha que la de hoy.

La inocencia es hermana del candor y de la ingenuidad, es atributo esencial de la infancia y es casi sinónimo de credulidad (de ahí lo de gastar bromas el día 28 de diciembre: para ver hasta qué punto somos inocentes o crédulos).

La inocencia no tiene muy buena prensa y creo que es debido, en parte, a la ceguera que tenemos en relación a nuestra propia ignorancia, lo que nos hace arrogantes, resabiados e incrédulos (que vamos de vuelta y sospechamos de todo ¡vaya!) y, con esta actitud, evidenciamos -una vez más- nuestra ignorancia… haciendo oídos sordos a las advertencias sobre la conveniencia de recuperar y despertar nuestro niño interior.

Ya sé que a veces leemos u oímos cosas que nos suenan un poco a ñoñería o a happy flower, pero… ¿no nos levantamos para averiguar qué pasa cuando oímos ruidos extraños en casa? Pues, con lo que suena por ahí deberíamos hacer lo mismo e investigar un poco  para ver en qué se fundan estas teorías e ideas.

¿Qué significa recuperar el niño interior? Pues, aparte de obviedades como recuperar  la ilusión por las cosas, la energía (¿verdad, Miguel?) que a veces se nos antoja inacabable, y ese tremendo afán por curiosear, investigar, descubrir, aprender… significa, por encima de todo -y según mi humilde visión-, recuperar la inocencia.

Evidentemente ese recuperar no se refiere a recuperarla tal y cómo la teníamos de pequeños, no. Imposible recuperar el agua que fluye por un río… como imposible resulta recuperar el pasado tal cual: hoy no somos los mismos que éramos ayer.

Lo que sí podemos hacer es darnos cuenta de lo poco que sabemos, como cuando niños (de eso sí éramos conscientes), no darle tantas vueltas a las cosas engañándonos y pensando que sabemos, volver a recuperar la ilusión y confiar, creer un poco más.

Sí, amigos, la credulidad es algo muy importante a recuperar… Credulidad apriorística, al principio, antes, fruto de una actitud epoché (o epojé), de suspensión temporal del juicio, opiniones e ideas. Aceptación incondicional del otro, para aumentar la capacidad receptora, para adentrarnos en sus misterios, para disfrutar percibiendo, descubriendo… Luego, y eso ya sería fruto de la madurez, vendrá el análisis racional, con la consideración de muchos parámetros (sobre los que también tendríamos que empezar a interrogarnos).

Nuestro error es que empezamos por los prejuicios y juicios… y, claro, todo pasa por el filtro de lo que ‘sabemos’, sin darnos cuenta de que, así, con este tamiz, se nos escapa mucha información y muy válida, dado que afecta directamente a nuestro conocimiento, mutilándolo y dejándolo cojo.

La vida, en su desarrollo ha empleado una gran sabiduría. De niños disponemos de muchas herramientas para aprender que luego, por error, abandonamos.

Cultivar este tipo de inocencia o credulidad apriorística es, al contrario de lo que muchos piensan, una decisión inteligente.

Sí sé que no sé, activo mis ganas de saber, de descubrir y me ilusiono, lo que incrementa mi curiosidad, pongo atención, observo sin pensar, escucho, capto… Si empiezo pensando que el otro tiene unas intenciones determinadas o que el entorno está confabulado, voy a estar pendiente de mis propios pensamientos y dejaré de atender lo que ocurre.

Resumiendo: tenemos que reivindicar la inocencia, perder el miedo al ridículo (¡tan pernicioso!) y empezar por nosotros mismos, siendo más curiosos y disfrutando más de (y con) las cosas.

Inocencia no es ignorancia. Ignorante es el que cree saber. El que sabe que no sabe, además de inocente y humilde, es sabio.

¿No creéis que siendo más inocentes, podríamos acercarnos otro poco a la felicidad?

Read Full Post »

Read Full Post »

Gobiernos del Mundo Industrial, vosotros, cansados gigantes de carne y acero, vengo del Ciberespacio, el nuevo hogar de la Mente. En nombre del futuro, os pido en el pasado que nos dejéis en paz. No sois bienvenidos entre nosotros. No ejercéis ninguna soberanía sobre el lugar donde nos reunimos.

No hemos elegido ningún gobierno, ni pretendemos tenerlo, así que me dirijo a vosotros sin más autoridad que aquélla con la que la libertad siempre habla. Declaro el espacio social global que estamos construyendo independiente por naturaleza de las tiranías que estáis buscando imponernos. No tenéis ningún derecho moral a gobernarnos ni poseéis métodos para hacernos cumplir vuestra ley que debamos temer verdaderamente.

Los gobiernos derivan sus justos poderes del consentimiento de los que son gobernados. No habéis pedido ni recibido el nuestro. No os hemos invitado. No nos conocéis, ni conocéis nuestro mundo. El Ciberespacio no se halla dentro de vuestras fronteras. No penséis que podéis construirlo, como si fuera un proyecto público de construcción. No podéis. Es un acto natural que crece de nuestras acciones colectivas.

No os habéis unido a nuestra gran conversación colectiva, ni creasteis la riqueza de nuestros mercados. No conocéis nuestra cultura, nuestra ética, o los códigos no escritos que ya proporcionan a nuestra sociedad más orden que el que podría obtenerse por cualquiera de vuestras imposiciones.

Proclamáis que hay problemas entre nosotros que necesitáis resolver. Usáis esto como una excusa para invadir nuestros límites. Muchos de estos problemas no existen. Donde haya verdaderos conflictos, donde haya errores, los identificaremos y resolveremos por nuestros propios medios. Estamos creando nuestro propio Contrato Social. Esta autoridad se creará según las condiciones de nuestro mundo, no del vuestro. Nuestro mundo es diferente.

El Ciberespacio está formado por transacciones, relaciones, y pensamiento en sí mismo, que se extiende como una quieta ola en la telaraña de nuestras comunicaciones. Nuestro mundo está a la vez en todas partes y en ninguna parte, pero no está donde viven los cuerpos.

Estamos creando un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo.

Vuestros conceptos legales sobre propiedad, expresión, identidad, movimiento y contexto no se aplican a nosotros. Se basan en la materia. Aquí no hay materia.

Nuestras identidades no tienen cuerpo, así que, a diferencia de vosotros, no podemos obtener orden por coacción física. Creemos que nuestra autoridad emanará de la moral, de un progresista interés propio, y del bien común. Nuestras identidades pueden distribuirse a través de muchas jurisdicciones. La única ley que todas nuestras culturas reconocerían es la Regla Dorada. Esperamos poder construir nuestras soluciones particulares sobre esa base. Pero no podemos aceptar las soluciones que estáis tratando de imponer.

En Estados Unidos hoy habéis creado una ley, el Acta de Reforma de las Telecomunicaciones, que repudia vuestra propia Constitución e insulta los sueños de Jefferson, Washington, Mill, Madison, DeToqueville y Brandeis. Estos sueños deben renacer ahora en nosotros.

Os atemorizan vuestros propios hijos, ya que ellos son nativos en un mundo donde vosotros siempre seréis inmigrantes. Como les teméis, encomendáis a vuestra burocracia las responsabilidades paternas a las que cobardemente no podéis enfrentaros. En nuestro mundo, todos los sentimientos y expresiones de humanidad, de las más viles a las más angelicales, son parte de un todo único, la conversación global de bits. No podemos separar el aire que asfixia de aquél sobre el que las alas baten.

En China, Alemania, Francia, Rusia, Singapur, Italia y los Estados Unidos estáis intentando rechazar el virus de la libertad erigiendo puestos de guardia en las fronteras del Ciberespacio. Puede que impidan el contagio durante un pequeño tiempo, pero no funcionarán en un mundo que pronto será cubierto por los medios que transmiten bits.

Vuestras cada vez más obsoletas industrias de la información se perpetuarían a sí mismas proponiendo leyes, en América y en cualquier parte, que reclamen su posesión de la palabra por todo el mundo. Estas leyes declararían que las ideas son otro producto industrial, menos noble que el hierro oxidado. En nuestro mundo, sea lo que sea lo que la mente humana pueda crear puede ser reproducido y distribuido infinitamente sin ningún coste. El trasvase global de pensamiento ya no necesita ser realizado por vuestras fábricas.

Estas medidas cada vez más hostiles y colonialistas nos colocan en la misma situación en la que estuvieron aquellos amantes de la libertad y la autodeterminación que tuvieron que luchar contra la autoridad de un poder lejano e ignorante. Debemos declarar nuestros “yos” virtuales inmunes a vuestra soberanía, aunque continuemos consintiendo vuestro poder sobre nuestros cuerpos. Nos extenderemos a través del planeta para que nadie pueda encarcelar nuestros pensamientos.

Crearemos una civilización de la Mente en el Ciberespacio. Que sea más humana y hermosa que el mundo que vuestros gobiernos han creado antes.

Por John Perry Barlow, Davos, Suiza. 8 de febrero de 1996

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me adhiero completamente a esta Declaración de Independencia…


Read Full Post »

Interesante reflexión de José Luis Sampedro, filósofo de la economía. Son alrededor de 15 minutos, pero vale la pena escucharlo y reflexionar… y pasar a la acción. Se nos ha dicho por activa y por pasiva: es hora de madurar, de despertar nuestras conciencias y empezar a movernos, con coherencia, hacia el cambio necesario. Eso sí, antes toca hacernos la gran pregunta: ¿para qué queremos cambiar? ¿hacia dónde queremos ir, en tanto que humanidad/especie?

ver José Luis Sampedro en Attac TV, Vimeo

Read Full Post »

Si yo encontrara la estrella que me guiara, yo la metería muy dentro de mi pecho y la veneraría… si encontrara la estrella que en el camino me alumbrara
Como relámpago de fuego fuiste que en mi sentimiento entraste dejaste encendido el fuego y entre llamas me dejaste
Estrella, llévame a un mundo con mas verdades, con menos odios, con mas clemencias y mas piedades… romperemos las nubes negras que nos engañan, que nos acechan…
abriremos un mundo nuevo , sin fusiles ni veneno
Si yo encontrara… Estrella, si te encontrara, me darías tu la fuerza, que necesito pa vivir
en este mundo de confusiones, de misiles y de motores
O tal vez me llevarías por camino y por montes, donde tu alumbras campos de amores
campos de nubes y corazones. Si yo encontrara…

Os invito a ver el vídeo, aunque requiera de un click más por culpa de un desfasado proteccionismo a la propiedad intelectual… Vale la pena y el esfuerzo entrar en You Tube y deleitarse con su Arte…

Gracias Maestro por tu saber ser/estar/hacer…

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: