Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 junio 2010

Esta mañana he tenido un feliz encuentro que me ha recordado a un personaje muy especial que entró en nuestras vidas hará 3 años el próximo mes. Josi, otro maestro hindú educado desde niño para serlo, hijo de Brahmán, yogui, arquitecto, excelente cocinero, profesor de tiro al arco y de teatro Butoh (japonés)… y, destacando por encima de todo, humilde, alegre, servicial, familiar… y muy cercano.

Comparto con vosotros la entrevista, realizada por Inma Sanchís, a Guruji Sri Vast, maestro espiritual, publicada el 10 de junio en La Contra de “La Vanguardia”… ya que ha sido la que ha provocado este alud de buenos recuerdos. (Habrá que ponerse en contacto con Josi y ver si hay manera de que pueda impartir alguna charla en nuestro país.) Os dejo con la entrevista…

“Tengo 40 años físicos. Nací en el sur de India y vivo entre Suecia y Pondicherry. Casado y con dos hijos de 10 y 8 años. Estoy licenciado en Arquitectura, pero desde niño soy un maestro espiritual. No profeso ninguna religión, somos seres libres y espirituales. Desde los 8 años fui educado para ser un guía espiritual.”

¿Por qué?

Me desmayaba, podía pasar un día inconsciente. Los médicos no tenían respuesta, pero mi percepción fue cambiando. Es lo que en India llaman una experiencia samadi.La gente comenzó a explicarme sus problemas y a pedirme consejo. Y mi familia me dejó libre, no me domesticó.

¿Qué significa eso?

Desde niños se nos aleja de la inteligencia natural, de manera que cuando somos adultos acabamos teniendo mucha información pero pocas experiencias. Y creo que eso es lo peor que le puede pasar a la humanidad.

Cuénteme.

El intelecto acumula información, te lees tres libros y escribes el cuarto, no hace falta experimentar. Y la inteligencia natural es la que te permite sentir lo que estás viviendo, no se basa en el pasado. Por ejemplo: tenemos dos sillas idénticas que valen lo mismo; en una pone “fabricada en Alemania” y en otra, “fabricada en China”. ¿Cuál escogemos?

Ahora ya le entiendo: la alemana.

… Porque tenemos introducida en nuestro cerebro la información de que esa es mejor. ¿No sería preferible sentarse, probarlas, guiarnos por nuestra propia experiencia? Nuestras relaciones se basan en esa información que se nos introdujo en el pasado y no en lo que vivimos en el presente.

Usted no es un hombre religioso.

La religión nunca le ha dado al hombre la oportunidad de ser él mismo.

¿Cuál es la alternativa?

Considerar a los humanos como individuos y no como una masa que paga impuestos, compra, consume y funciona para que la sociedad funcione. Enseñamos a los niños a ver el mundo con ojos de adulto, corregimos su propia visión de las cosas, les arrebatamos su mentalidad y les inculcamos el mundo de los adultos.

… Y así perpetuamos un prototipo humano.

Por un lado hemos creado pobreza, guerras, calentamiento global, nuevas enfermedades… y por otro, tecnologías para combatirlo.

¿Y qué propone?

La naturalización del ser humano, en vez del adiestramiento. Vivir la vida en esencia, porque vivimos a través de nuestras diferencias, siempre comparando para, al final, querer todos lo mismo: graduarnos, encontrar un buen trabajo, casarnos, tener una bonita casa, hijos y un perro… ¡Pero la vida es mucho más que eso! Así vivimos atrapados en solucionar problemas, no pasamos del estadio de la supervivencia.

… Con más comodidades.

No podemos tratar a la humanidad como un problema que tiene que ser resuelto, debemos cambiar la perspectiva. Es como ir por una autopista a mucha velocidad sin estar seguro de si estás en el camino correcto.

Mejor parar y mirar el mapa.

Sí, porque no necesitas que nadie te diga lo que está bien y lo que está mal. Si eres valiente y auténtico, serás capaz de ver tu vida y escoger tu camino. Ahí empieza la transformación. Pero necesitamos un pequeño espacio para apartarnos de la carretera y mirar el mapa de nuestra vida.

Pero el conocimiento ayuda a saber qué es lo que queremos, ¿no le parece?

No. Amontonamos conocimientos en nuestra cabeza pero no sabemos quiénes somos realmente. La industria nos diseña: nos medica, viste, entretiene, da trabajo, nos retira.

Cierto.

Debemos alejarnos de este mundo al que estamos tan acostumbrados, y para ello dos buenas herramientas son la meditación y el contacto con la naturaleza; porque vivimos en la naturaleza, pero dentro de una bolsa de plástico. Ni siquiera sabemos en qué fase está la luna.

Sólo en vacaciones.

¿No le parece esencial que seamos conscientes del ecosistema del que formamos parte? La mayoría de la humanidad vive arraigada a la naturaleza y no les va mejor. Los países pobres han comprado el concepto de vida de los ricos, de los países fríos. El resultado es que la infelicidad está globalizada. Antes, en mi pueblo la gente cantaba; ahora ven cantar a otro en la televisión. Todos quieren tener una televisión y una nevera.

¿Toda la humanidad es idiota?

Somos seres creados a base de necesidades que no nos reportan ningún beneficio sustancial. Es hora de cuestionar.

¿Qué ha descubierto en sí mismo?

Que no pertenezco a ningún país, religión, tradición o estructura. Soy un simple ser humano que quiere vivir este día; eso es: realizarse, percibir la belleza de este mundo.

Defíname realizarse.

Si a unos niños les damos una caja de legos con las instrucciones de cómo hacer el coche, todos intentarán reproducirlo, y el mejor será el que se acerque más al modelo. Si no les damos las instrucciones, cada uno hará algo distinto y original.

Todos vivimos con referencias.

Sí, que nos provocan ese sentimiento de estar equivocado, que nos encierra en un mundo pequeño. La realización ocurre cuando estas referencias, cuando las instrucciones que tenemos en la cabeza, desaparecen.

¿Qué cualidad humana admira?

Somos únicos, jamás ha nacido nadie como usted ni nacerá en el futuro, y eso es lo que me inspira: ver seres únicos.

Únicos

Estudió Arquitectura porque quería averiguar cómo las formas y los materiales cambian la estructura de la mente. “Pasar gran parte de su vida – me explica-a esta altura del suelo (séptima planta de La Vanguardia),rodeada de líneas rectas, estructura una forma de pensar”. Maestro desde niño, tiene un ashram en Pondicherry y otro en Halmstad (Suecia) y ofrece conferencias gratuitas por el mundo (www. srivast. org). Mañana, 11 de junio, estará en la sala Axa de Barcelona; el 12, en Girona, y el 13, en Santa Agnès de Malanyanes. No profesa credo alguno ni se adhiere a ninguna filosofía, más bien todo lo contrario: quiere advertirnos cómo nos domestican y que recuperemos la individualidad.

________________________________________________________________________

El mundo está lleno de personas interesantes de las que aprender…

Hasta la next!!


Read Full Post »

Soy apasionada. Lo reconozco. Le pongo mucha pasión a las cosas que me gustan y durante muchos años creí que no era nada bueno. Ahora ya sé que no es así, que la pasión es como el motor que activa voluntad y valentía, y que sin ella es muy difícil tener la disciplina necesaria para salir de la zona de confort y esforzarte para conseguir aquello que te propongas.

De hecho, uno de los aspectos más destacables del liderazgo es la pasión. La pasión nos habla de la capacidad de entrega, de espíritu de servicio, de la cantidad de ‘alma’ que ponemos en lo que hacemos, de la intensidad del arrebato… y se me ocurre que ello es precisamente lo que determina el nivel de fluidez o de flujo (Flow, Csikzentmihalyi, Psicología Positiva) que podemos alcanzar cuando realizamos algo.

Pasión tiene su raíz en Pathos, igual que paciente y compasión o empatía que, de alguna manera, aluden a un estado de vacío o de máxima receptividad (por entrega).

Cuando hacemos algo con pasión, nos libramos a la acción, fluimos con ella; cuando vamos a la consulta de un médico como pacientes, nos ponemos en manos del experto, nos entregamos a él; cuando sentimos compasión o empatía, nos vaciamos, dejamos de ser, para percibir la realidad del otro como si fuera la nuestra…

Ser (ethos/athos) y no-ser (pathos). En su alternancia está la cuestión.

La pasión, que siempre nos mueve hacia (el otro, la cosa, la acción…), tiene un estrecho vínculo con la automotivación que generamos cuando otorgamos un noble sentido a nuestra vida, una misión, un shimei (H.Tasaka, pensador social) o utilidad.

La zona de confort o zona cómoda no es un buen ámbito para la pasión y sí en cambio para la indolencia, la inercia y para las personalidades débiles o poco forjadas.

Así, buscar motivos y razones, como pasiones, que den sentido a nuestros actos se convierte en una gesta inteligente y nos otorga valor añadido: si sabemos hacia dónde vamos podemos prepararnos y capacitarnos mejor, proyectarnos hacia el logro con creatividad e imaginación, estar más relajados… y, de esta manera, disfrutar y apreciar en su más mínimo detalle todo lo que encontremos en el camino.

Que tengáis unos días excelentes y llenos de pasión…

flor de la pasión

Read Full Post »

Gracias por tu generosidad, por ese compartirte continuado que tanto ha contribuido a aclarar el camino, por los bellos momentos, también por los duros… y por la crudeza no ausente de ternura con la que nos liberaste de la ceguera…

Descansa en paz.

Read Full Post »

“Dime lo que observas y te diré quién eres” (Rafael Echeverría, 1994)

“La Belleza es el resplandor de la Verdad” decía Heisenberg (Principio de Indeterminación o Incertidumbre…), en “Cuestiones Cuánticas” (Kairós,1987). La Belleza, como la Verdad, nos habla de la perfecta concordancia y conformidad entre las cosas, cuando convergen y encajan, se produce un clic, que activa el resplandor… y vemos que hay Belleza y que hay Verdad, en relación directamente proporcional al tamaño de este aviso o resplandor.

Una de las verdades más irrefutables es que las personas somos -a la vez- causa y efecto de nuestras conversaciones. Hay conversaciones sonoras y las hay calladas, como las del pensamiento, pero todas acarrean relatos que explican cómo interpretamos, sentimos o vivimos lo que vemos y todas son, a su vez, generadoras de nuevas realidades y nuevas conversaciones.

Me gusta pensar en estos términos. Le ponen un toque poético a la Realidad, la engrandecen… Pensar que nuestras conversaciones dan forma a la realidad es mucho más esperanzador y evolutivo que pensar que todo está escrito y predeterminado y, por ende, llama a nuestra responsabilidad y participación activa: podemos cambiar si cambiamos nuestras conversaciones… o, lo que es lo mismo: podemos construir una nueva realidad construyendo nuevas conversaciones.

Para poder construir nuevas conversaciones es necesario un fuerte giro y una verdadera transformación de la educación. Una educación que forje las bases para que las personas se piensen de otra forma, mucho más proactiva, autónoma (protagonista), colaborativa y aprendiz, y mucho menos reactiva, víctima/juez, menos centrada en su ego y en sus emociones e impulsiones más primarias.

Parece que algunas piezas empiezan a moverse en algún lugar de este planeta… pero nos falta todavía asentar bien las bases (el para qué, el qué, el cómo…) para no dar el primer paso en falso…

¿Cómo os imagináis esta educación?

Os dejo con el profesor Rodolfo Llinás, uno de los mejores neurocientíficos del momento, hablando en ocasión del Día Mundial de Medio Ambiente… que lo disfrutéis!

Rodolfo Llinás

Read Full Post »

Mucho trabajo estos días… y muchos temas que se acumulan y empujan, esperando su momento para esclarecerse a través de este magnífico proceso que resulta de poner las cosas en negro sobre blanco.

En las últimas semanas estoy siguiendo unos cuantos foros de debate, muy interesantes, que se están dando en la red de Linkedin, sobre la necesidad de valores y virtudes en la dirección de personas… ¡Finalmente los Valores empiezan a despuntar!

Una estructura/modelo que a mí me ha funcionado muy bien y que utilizamos en casi todos los cursos de epoche, resulta de alinear a los equipos alrededor de los 3 valores del ser: Verdad, Bondad y Belleza y vincularlos a los 3 niveles, ámbitos o saberes del yo, que son el saber ser, el saber estar y el saber hacer.

Son los más altos Valores, los que se escriben en mayúsculas, los más reflexionados, los que tienen las personas plenamente humanas y los más estudiados (los valores de Aristóteles, Platón, Einstein, Heisenberg, entre otros ilustres)… que nosotros traducimos como:

  • máxima autenticidad (por Verdad) en el Ser –el quién-: despliegue de uno mismo, autotelia, liderazgo, mente ética, inteligencia intrapersonal y sistémica… y trabajo con las virtudes/cualidades relacionadas con la Verdad; el quiénes somos (grado de observación/vigilancia, de autonomía, de capacidad autorrealizadora…) condiciona y esta condicionado al cómo nos sentimos (trabajo con uno mismo) y a lo que hacemos…
  • máxima elegancia (por Belleza) en el Estar –el cómo-: inteligencia interpersonal, competencias para gestionar las emociones, el ego y el estrés, gestión de la complejidad y la incertidumbre, asertividad y empatía, vistas desde perspectivas muy distintas a las habituales… y trabajo con las virtudes/cualidades relacionadas con la Belleza; el cómo estamos (capacidad de autorregulación, expresión de uno mismo, percepción de la realidad ajena y de las oportunidades…) tiene mucho que ver con quiénes somos (trabajo con uno mismo) y qué sabemos hacer…
  • máxima calidad (por Bondad) en el Hacer –el qué-: talentos, habilidades, técnicas, responsabilidad, proactividad, mentes disciplinada, sintética, creativa, respetuosa… y trabajo con las virtudes/cualidades relacionadas con la Bondad (otro concepto que genera mucha distorsión); el qué sabemos hacer y sus resultados tienen una relación muy directa en quiénes somos y cómo estamos o cómo nos sentimos (más trabajo interior) con nosotros mismos y con nuestro entorno.

Una vez facilitados los espacios y contenidos para que se desarrollen paralelamente en cada una de estas tres dimensiones, los equipos se establecen en red creando nuevos nodos para la interrelación y la interacción, trabajando de manera mucho más fluida, sin tanto contratiempo, con más satisfacción y mucho más coordinados, mejor comunicados.

En resumen, es una síntesis muy escueta, de algo que puede representar más de 70 horas de estudio, trabajo (en presencial y red) y práctica personal, pero que transforma y dispara a los equipos hacia la excelencia…

La alineación con los Valores nos otorgan la máxima potencia y automotivación. Estar alineados con ellos significa estar con la energía necesaria, con el depósito lleno, para acometer los más grandes sueños, visiones, objetivos y proyectos que nos propongamos.

El hecho de que muchos directivos, departamentos de recursos humanos, empresas y organizaciones todavía se resistan a ellos, podría ser debido a una idea (antigua, muy arraigada y, según mi humilde parecer, sin concordancia, adecuación, simetría y sin ninguna belleza), que nos dice que las competencias, habilidades o ‘saberes’ (todavía no se sabe muy bien cómo llamarlas ya que aluden a distintas categorías) son  saber, saber hacer y tener, lo que induce a más confusión, a no ser que concretáramos un primer saber, como hacemos con el segundo, y añadiéramos la necesidad de saber al tener… (¡y ojo que desarrollar un buen ‘saber tener’ no sería ninguna tontería!).

Aunque, si observamos con atención, aquello que obtenemos de la vida o lo que simplemente tenemos, está directamente relacionado a un saber ser -noble- que nos permita desplegar el máximo de potencialidades, un saber estar -natural y elegante- que nos interrelacione con la mayor sinergia posible a nuestro entorno y un saber hacer -decidido y proactivo- hábil, atrevido, original y muy creativo…

Detalle Valores Virtudes Lider Coach

Subimos un documento en pdf para que -los que queráis- podáis ahondar y rellenar los huecos del sesgo con unos apuntes de Maslow, Seligman y de la Herrán, pero tranquilos, que seguiremos…

¡Un fantástico día para todos!

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: